• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Comunicado de la OIA (Organización Indígena de Antioquia)



    Ciudadanos y ciudadanas de Colombia,
    no seamos más cómplices con esta infamia.
    Esta tierra siempre fue
    y en derecho sigue siendo
    de los pueblos que la habitaban
    antes de la llegada de los europeos.
    Condenamos a los grupos violentos
    que asesinan a nuestros hermanos
    y los expulsan de su tierra.

    Madera Salvaje

    El siguiente es el último comunicado
    de la Organización Indígena de Antioquia (OIA)





    Tragedia humanitaria Indígena no cesa en el Bajo Cauca antioqueño

    En hechos ocurridos este fin de semana fueron asesinados cinco indígenas en Zaragoza, entre ellos el vicegobernador de la Comunidad La 18 y dos menores de edad. Indígenas senúes del Bajo Cauca están bajo el fuego criminal de los paramilitares.

    “No nos maten más” es el llamado angustioso de la Organización Indígena de Antioquia (OIA) a los actores armados en el Bajo Cauca, luego de conocer la muerte a manos del grupo paramilitar de Los Rastrojos, de cinco indígenas Senúes pertenecientes a las comunidades de La 18 y de la Unión – Pato, jurisdicción del municipio de Zaragoza en el departamento de Antioquia.

    El primer homicidio fue el del joven Luis Hernández Torres, de 19 años de edad, el día viernes 24 de mayo.

    El sábado 25 de mayo fueron muertos Jorge Mejía Estrada, de 46 años de edad, quien se desempeñaba como Vicegobernador Senú de la comunidad La 18, y sus hijos Stiven Alberto Mejía Bedoya, de 17 años, y Juan Camilo Mejía Bedoya, de 16 años de edad, a quienes, según versiones de familiares, integrantes del grupo paramilitar Los Rastrojos anunciaron que los habían matado y enterrado en un lugar desconocido.

    El día domingo 26 de mayo fue encontrado en aguas del río Nechí el cuerpo sin vida del joven Lexter Enrique Graciano Pérez, de 26 años de edad, perteneciente a la comunidad Unión-Pato del municipio de Zaragoza, luego de haber sido desaparecido forzadamente cinco días atrás.

    La subregión antioqueña del Bajo Cauca es una zona de guerra, en la que el conflicto interno armado se desarrolla al lado del cultivo ilícito de la hoja de coca y del reclutamiento forzado de jóvenes campesinos e indígenas y en la que la confrontación, especialmente entre grupos paramilitares de Los Rastrojos, Las Águilas Negras y Los Paisas, se presenta por el dominio territorial de la zona. Y también en la que las fuerzas militares del Estado colombiano miran de manera apacible e indolente el desangre de nuestro pueblo indígena.

    A la fecha el Ejército no ha logrado ingresar –según versión entregada a los familiares- por mal tiempo y las inundaciones del terreno al lugar en el que se encuentran los cadáveres enterrados de la familia Mejía Bedoya. Esta excusa es un sofisma ante la inoperancia gubernamental y militar.

    Con estas cinco muertes son 12 los indígenas senúes asesinados en el bajo Cauca, por grupos paramilitares. Mientras que en la subregión de Urabá son dos (2) los muertos.

    En estos tiempos cuando estamos adelantando procesos de discusión con el Ministerio del Interior y Justicia acerca de la elaboración e implementación de Planes de Salvaguarda para  evitar el exterminio físico y cultural indígena, queremos manifestar que no seguiremos discutiendo más con el Gobierno nacional hasta que exista el compromiso para enfrentar esta situación que  viene vulnera nuestros como pueblos ancestrales.

    Hacemos un llamado vehemente al Gobierno Nacional para que rodee de garantías y de seguridad a los pueblos indígenas de Antioquia.

    Al grupo de Los Rastrojos, Las Águilas Negras, y Los Paisas, entre otros que cesen el fuego en contra nuestra y de nuestros indígenas en el Bajo Cauca. Que se retiren de nuestros territorios.

    A la Fiscalía General de la Nación la instamos a informarnos de los avances en las investigaciones penales a raíz de los hechos de atentados contra la vida, la integridad física, vulneración de los derechos humanos de los indígenas y de las infracciones al Derecho Internacional Humanitario, de manera inmediata, y a que investigue y encuentre a los responsables de los recientes homicidios.

    A nuestros indígenas en el departamento a seguir organizándonos, a movilizarnos por el territorio y la vida, por la autonomía y en contra de la guerra.





    Organización Indígena de Antioquia
    Consejo de Gobierno
    (Medellín, 28 de mayo de 2011)