• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Diario de viaje (1996): Hablan los implicados...




    "TODO SON CORRIENTES DE AMOR"...

    Diario de viaje (1996): Guy Ecker con su público,
    en la entrega de los India Catalina para la televisión (1995)
    Foto: Madera Salvaje - Santiago A. Gómez ©

    El jueves dos de marzo de 1995, cuatro amigos nos encontramos en la Terminal de Transportes del Norte de Medellín para salir a Don Matías y allí (tal como cuenta la novela Madera Salvaje) irnos de documental a dedo hasta el Festival Internacional de Cine de Cartagena... El resto es jodida historia...

    Diario de viaje (1996) ganó el Premio Nacional de Video Documental de Colcultura en octubre de ese año, y ha quedado en la memoria de quienes lo han visto como algo igual de atrevido que ingenuo, pero al mismo tiempo como una pieza sentida y fuera de lo común, un poco loca, en el audiovisual colombiano... Arrogante, sin duda, continúa teniendo cierta capacidad de beligerancia, o incluso, para algunos, una indudable vigencia, en tiempos en que la expresión audiovisual se debate dramáticamente entre la industria y la rebeldía…

    Sus cuatro realizadores hablan hoy, a pedido de este blog, con que nos reencontramos, quince años después...

    Caminos cruzados

    Contagiados por el síndrome de contar historias un día nos cruzamos y un día nos separamos. Y decisivo fue este diario. Este viaje. Recuerdo la arrogancia. Los bríos sin esquinas. Algunas pocas entrevistas y un puñado de carcajadas bajo el salitre de Cartagena. También un atardecer de rayos amarillentos filtrándose por la ventana de un viejo bus y un plato de caldo de pescado sin más pescado que un limpio espinazo. Diario de viaje fue una peliculita sencilla. Pero poderosa. La cámara fue el anzuelo magnífico que todos mordimos con voracidad. Me parece que unos buscaron alivio en la ficción. Yo lo hallé de la mano del periodismo investigativo nadando en las turbias aguas de este país. De lo que sí estoy seguro es de que esta vaina de contar historias nos jodió la vida y nos hizo más felices.

    Andrés




    Diario de viaje: las ocurrencias de Andrés... 
    Foto: Madera Salvaje - Santiago A. Gómez ©

    Sobre Diario de Viaje
    A Chejo (cómplice)

    Medellín

    Lo que recuerdo son pasajes, momentos. Sensaciones. Menciono entonces lo que nunca cambiara.

    En lo personal el viaje a Cartagena lo asumí como una de las oportunidades de poner en el papel lo observado hasta entonces (hablo de las decisiones estéticas tomadas en conjunto o personalmente), pero sólo ejercitados en la intimidad (de mi parte: Esta Obra, Minutos Salvajes, Fricciones).

    Ni tanto con el periodismo, ni con el documental. Yo había terminado obsesionado con el gran largometraje. Su capacidad me apresaba más que el humorismo de los cortos o que el hipnotismo de las películas de género. Y me decían más que cien años de cine enteros.

    En fin, dejé la ciudad apostando a un reto que no había trazado nadie. La instrucción de Santiago había sido muy amable, pero yo solo tenía cabeza —hablo en serio— para develar —o seguir intentándolo— la partitura de las costuras potentes de los ritmo frágiles de aquellos hijos de la música.

    Cartagena

    Conservo fotos, caras, impresiones. No olvidaré el Caribe sin playas, el tedio de la costa de errantes. Los colores.

    Que nunca digiriera el fervor de todos por lo mismo han hecho de mi quien soy, y esos días en Cartagena tienen su contribución. Regresan algunos recuerdos.

    La inutilidad de las complejidades de la convivencia. El miedo ante la cámara de sus dueños. El elixir de la propaganda para quienes nadie les había dado importancia.

    Di mi parte. Procuré interpretar los planes de Santiago. Fui flexible con las circunstancias.

    Con decisión fui templando pues la cuerda de esa catarsis, de esa prueba a la que quise someterlo todo durante aquella semana de ficción.

    Aunque esa no era mi puesto intenté que mis planos fueran el sinfonizador entre las demás miradas. (Seguramente Joche y Andrés, y el mismo Santiago, tengan su versión).

    Cruz


    "Algunos salimos a almorzar, antes de entrar a cine...
    Cruz no viene con nosotros"...
    En la Media Luna (1995), a dos puertas de Gómez Jattin...
    Foto: Madera Salvaje - Santiago A. Gómez © 

    Para Santiago & Cía

    Como dice el personaje barbado de la misión “ME ALEGRA”:

    Ver y volver a ver ese pedacito de vida que tanto nos entusiasmó, y que gracias a Dios tanto nos sigue entusiasmando.

    Pienso lo que pensaba en ese entonces: ¿Qué será de todos esos personajes exparcidos por toda la tierra en cuerpo y alma?

    Nosotros, uno más conmovidos por la imagen y el sonido encarnado en los otros.

    Ahí, nuestro alegre recuerdo, nuestro triste recuerdo de haber compartido unos cuantos días màs.

    Felices los que aún nos podemos abrazar.

    Joche

    Joche es rechazado por los vigilantes del Centro de Convenciones
    y su reacción se ve reflejada en la puerta que le abren para que salga… 
    Foto: Madera Salvaje - Santiago A. Gómez ©

    Esto es lo que hay

    No estamos muertos, aún. Esto es importante.

    No estamos de acuerdo con muchas cosas. Pero sabemos que todo esconde un misterio y un ánimo muy tierno, sí, no otra cosa...

    El video nos parece, todavía, un milagro. Creemos que hay algo detrás de la imagen. Lo sé, igual Andrés que Joche, y Cruz también -y por eso de ser el profeta de la imagen, se volvió su ermitaño…

    Ténganse en cuenta las apariciones del otro en la pantalla vacía al ser juzgadas nuestras consignas escandalizadas y escandalosas...

    Como decimos al final: "Todo son corrientes de amor"...

    Diario de viaje no es nada del otro mundo, sino al contrario...

    Santiago



      El collage de TV (o el cardenal Razzi me tiene al borde la cárcel)
    + "Yo quiero mandarle saludes a mi cucha" 
    El universo abismal de la imagen audiovisual
    Foto: Madera Salvaje - Santiago A. Gómez ©