• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Cine no, universo audiovisual (2)



    “¿Y QUIÉN DICE ALGO? NADIE”

    Por Santiago Andrés Gómez

    Puerto Berrío,
    a orillas del Magdalena, al suroriente de Antioquia


    Henryk Morales vive en Puerto Berrío y realiza videos allí de muy diversa índole. Últimamente terminó un documental llamado Después de la ausencia de él (2010), que ganó el premio a Mejor Corto Documental sobre Conflicto Armado en el evento “Escenarios para la paz y la convivencia”, pero la difusión de este trabajo ha sido obstaculizada por ser contrario a los intereses de grupos con mucho poder en el Magdalena Medio.




    Después de la ausencia de él (Morales, 2010)



    De un corte clásico, tradicional o expositivo que favorece su impacto entre el público corriente, y además de un estilo muy emparentado, por sus elecciones de música y edición, con un tipo de realización un tanto fácil o efectista, muy común en la televisión comunitaria, el documental asume el riesgo enorme de oír y resaltar los testimonios de las víctimas sin usarlos con otro fin que el de valorar ante la sociedad de su región todo lo que dicen, gesto de valoración que se vuelve muy crítico, y peligroso.

    El peligro se extiende a las propias personas que aparecen en el video, pero ellas mismas parecen asumirlo de entrada: aspectos como éste hacen a Después de la ausencia de él un trabajo de singular interés. Por ejemplo, es muy valioso que Morales no abuse en la segmentación de los testimonios.

    Desde luego puede haber quien objete el discurso que teje luego el realizador. Pedro Zuluaga, y desde luego no es el primero en la historia, ha escrito en www.lapajareradelmedio.blogspot.com diversos artículos que cuestionan las actitudes “victimistas” de muchos realizadores, en este caso en Colombia, a veces por cuestiones complejas, y también muy discutibles, de “autenticidad histórica”[1] –como en su referencia a Testigos de un etnocidio (Rodríguez, 2010)– o a veces por la frecuente manipulación de esas víctimas –en su texto sobre Impunidad (Impunity, Morris & Lozano, 2010).



    Pero esos argumentos, sobre todo el de la manipulación, con todo y lo atendibles o refutables que sean, tampoco pueden ser parámetro para juzgar a un documental, ni siquiera cuando éste ofrece la idea de que apunta justamente a cierto tipo de autenticidad y luego peca de incoherencia, porque la “autenticidad histórica” de que habla Zuluaga justamente pide una manipulación (ya sea sutil o primaria), sin que tampoco sea necesario que el documentalista la reconozca ante nadie. Si cualquier imagen sirve como prueba para fines distintos, y si esto es bien sabido por los estudiosos del audiovisual, es absurdo que Zuluaga, y no sólo él, diga que lo que falta al documental en Colombia es “un lugar justo de enunciación”, pues eso es una abstracción imposible, algo que no existe.

    Uno puede no estar de acuerdo con un documental, pero eso sólo es parte de un diálogo. Es decir, es mejor juzgar lo audiovisual por lo que es, y no por lo que debería ser, y por esto animamos a ver este trabajo, hecho desde adentro de la comunidad, y animamos a hacerlo no sólo porque refleja formas de producción audiovisual en el corazón indomable de Colombia, cosa también importante, sino porque revela puntos de vista, discutibles o no, que se alinean a favor de una causa, la del respeto a una sociedad civil de carne y hueso, que si acaso pasa desapercibida otro de los frecuentes y más acertados reparos de Zuluaga y de otros a los efectos de la “victimización”, no es propiamente porque los medios masivos la difundan de una manera tan cercana (y auténtica) como sí lo hace Después de la ausencia de él.


    HABLA HENRYK MORALES


    Un hombre andando (por su tierra)...



    ¿Cuál es tu trabajo cotidiano, cómo vives la realización de video en tu entorno?

    Mi nombre es Henryk Morales Henao, tengo 28 años de edad; trabajo como Productor y Periodista de un Canal Local de Televisión en el municipio de Puerto Berrío Antioquia desde septiembre del 2008, anteriormente fui director de un Canal Local en el Departamento de Santander en un pueblo llamado Cimitarra. En materia de realizaciones de video en este municipio, los realizadores son muy pocos para mostrar las realidades que vivimos actualmente, muchos de ellos se dedican a hacer cosas como gente bailando, cantando y cosas así de simples, para poder mostrar que sí saben hacer trabajos audiovisuales.

    ¿Cómo aprendiste a hacer video o televisión?

    El SENA acá en Puerto Berrío realiza cada momento cursos de producción audiovisual para la mayoría de jóvenes que quieren aprender más sobre este tema, los beneficiados son jóvenes de organizaciones sociales, desplazadas o grupos estudiantiles. Yo soy Realizador Integral de Cine y Televisión y actualmente estoy homologando Comunicación Social y para mi, la Televisión es mi pasión y sin crear malos pensamientos para los lectores, yo mismo me califico y me considero un Especialista en la parte Audiovisual y créanme que nací con un televisor de madera de 24 pulgadas de 4 patas en la sala de mi casa y mi pasión siempre era salir por ese televisor cuando estaba niño y ahora doy gracias a Dios porque puedo hacer televisión, he realizado varios videos musicales y me alegra ver cuando los ponen y mi nombre sale en la parte inferior.

    ¿Qué sentido ves a tu labor, qué objetivos tienes con ella?

    En mi labor como Realizador, veo un sentido muy grande ya que puedo ayudar a mucha gente a informar y a ver las cosas diferentes y mostrarles la realidad de las cosas; y mis objetivos son muy grandes, quiero crecer mucho más como persona y como profesional y todos mis frutos y esfuerzos han sido acompañados por mucha humildad, mucha dedicación y disciplina, quiero llagar a ser un gran Realizador y que la gente conozca mis trabajos.

    ¿Cómo difundes tus productos, hasta dónde quieres llegar?

    En el municipio de Puerto Berrío ya va realizado el 2 festival Audiovisual, donde todos los jóvenes y personas adultas de la región del Magdalena Medio y otra regiones cercanas presentan sus trabajos, en el primer certamen no me dejaron participar porque mi nivel no estaba en competencia, en este segundo certamen ocupé el primer lugar, pero creo que gané fue porque mostré la cruda realidad que se vive en mi municipio y a mucha gente le impacto ese trabajo, donde con cifras exactas les dije la verdad, y es más, mi video lo han visto muchas ONG, muchas organizaciones de víctimas y muchas personas importantes del país, me gane un viaje a Estonia un país junto a Rusia, un lugar que también como Puerto Berrío es azotado por la violencia, allí yo debería realizar 2 documentales de víctimas, pero por razones políticas internas de mi municipio, un funcionario de la alcaldía hablo muy mal de mí ante la ONG que me llevaría, y esa Organización No Gubernamental le hizo caso y no puede ir.

    ¿Qué dificultades específicas has encontrado?

    En el momento que realice mi trabajo audiovisual, me decían que ojo me hacían algo, ojo me metía en problemas, muchas personas se opusieron a que yo mostrara ese video y otras me decían que trabajara juicioso y que no tocara nombres específicos y la verdad como buen periodista que informo la verdad y muestro la verdad me dije que debía hacerlo y que la gente lo viera, y hasta el momento nadie de este municipio se ha tomado la decisión o digamos que no ha tenido la valentía de poder mostrar lo que vivimos internamente, lo que vive Puerto Berrío Antioquia; POR MIEDO A QUE LO MATEN. Yo Henryk Morales mientras continúe con ganas de servir a la comunidad, seguiré mostrando lo que pasa a nuestros alrededores sea el tema que sea, continuaré realizando mis trabajos y participando en festivales audiovisuales en los que me inviten.





    [1] Sobre este tema de la "autenticidad histórica" en el documental mañana publicaremos un breve paréntesis en nuestros diálogos con realizadores, que seguirá el martes.