• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Primera aproximación a Impunity (Lozano & Morris, 2010)



    SEÑOR DOCUMENTAL

    Por Santiago Andrés Gómez

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Un documental que hay que ver

    La revista Kinetoscopio publicará en su edición de diciembre un artículo más detallado sobre Impunity (Lozano & Morris, 2010), el documental que durante el primer semestre de este año ha colmado todas las salas donde, de modo itinerante, ha sido presentado. Por lo pronto, quiero hacer una primera y muy breve aproximación a este urgente trabajo.

    ***

    Esta semana se abrió un nuevo espacio para el documental en Colombia, y promete volverse una importante ventana de difusión para las realizaciones colombianas en el género. Docs on the Rocks, bautizado así por Luis Ospina, no pretende ahogar en alcohol la realidad, según señalan sus impulsores, sino más bien congelarla en la mirada de la lente, y su presentación semanal en In Vitro Bar promete atraer un nuevo público a trabajos que, por tradición, se ocupan de asuntos que nos tocan a todos.

    Bien por Laboratorios Black Velvet, y mejor aun que la primera proyección fuera Impunity, pues el documental de Lozano y Morris, nada más por su tema, exige una consideración social que es muy difícil que los medios masivos de comunicación faciliten.

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Alias "HH" al inicio de una de sus arriesgadas declaraciones

    Si mi memoria no me falla, es alias “HH” quien dice en una de las declaraciones suyas que aparecen en este documental que Colombia tal vez no está preparada para saber la verdad sobre el fenómeno del paramilitarismo. Pues bien, lo que podemos llegar a ver en Impunity es algo de lo que muy poco importa si estamos preparados o no para verlo. Yo lloré desconsoladamente, de principio a fin, pero no puedo sino agradecerlo, y me extraña, realmente me extraña, que casi nadie llore, aunque tampoco yo considere mis lágrimas un mérito moral o algo así… Sucede simplemente que, sucede simplemente… Quisiera saber qué es la muerte para Morris, para Lozano. Este tema tal vez sea más de fondo de lo que pensamos, el registro de la muerte en esta película es un asunto de primer orden, tanto desde el testimonio absolutamente desgarrador que da comienzo a la cinta hasta el plano final, que lo deja a uno con un vacío de tinieblas en el estómago.

    La pregunta se repite a lo largo del documental varias veces: ¿cuántos fueron los muertos?,  ¿dónde están?

    Que despotriquen muchos hombres y mujeres civilizados, y muy doctos, de la necesidad que tenemos muchos de saber dónde quedarán los restos de nuestros seres queridos… Hay un gran amigo mío, un estudioso con muchos pergaminos, y que habla frecuentemente de virtudes morales, que dice: “qué fascinación tan morbosa ésa de tener que saber dónde están los huesos de alguien” (por supuesto, exigir que se traslade desde Afganistán hasta su pueblo natal el cadáver de un soldado nacido en Dosquebradas, es distinto, una exigencia un tanto desproporcionada por lo que implica en salubridad)…

    Pero piensa tú en esos miles de personas que no volvieron a saber de un hermano, de la mamá, de toda la familia de tu hija. Esos muertos podrían estar vivos, y aunque estén muertos, todavía hoy podrían estar vivos, de modo que el reconocimiento y el examen de los restos señala algo grave que pasó, y que sería mejor que no volviera a pasar…

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Primero masacres para generar terror,
    luego fosas para ocultar incontables asesinatos...

    Los realizadores manifiestan una sensibilidad de tal templanza frente a la casi inconcebible tragedia que ha sido para nuestro país el paramilitarismo, que uno no puede sino asombrarse. En ese sentido, esta obra es un trabajo de imaginación, también, por el esfuerzo creativo de hallar un modo eficaz de decir las cosas. Hay una imaginación certera, por ejemplo, al mostrar hombres y mujeres viviendo su vida en los pueblos mientras en el audio se nos da la idea, se nos genera la ilusión, de que oyen todos la misma noticia. Hay una entereza estética admirable al mostrar mujeres en sus quehaceres domésticos con la foto de sus seres queridos difuntos o desaparecidos en primer plano, o al evitar esas músicas sensibleras tan propias de buena parte del largometraje documental contemporáneo.

    Por otro lado, y para dejar hasta aquí este comentario, la manera en que se recomponen cronológicamente los antecedentes y los vaivenes del la Ley de Justicia y Paz, es de una pulcritud que considero especialmente destacable.

    Digamos, las audiencias de los jefes paramilitares las observamos hasta cierto punto desde el punto de vista de las víctimas. Los vemos a ellos detrás de unas pantallas, los oímos por entre el audio gangoso de unos micrófonos –es una postura no gratuita, cercana a la experiencia de las familias víctimas–. Pero llegada la mención de Rito Alejo del Río, o sea la implicación directa de los altos mandos de la Fuerza Pública, y llegado de inmediato el caso Mapiripán, nos enteramos de que alias “HH” no puede seguir dando esas declaraciones públicamente, y aún no me explico bien cómo logra pasar la narración, en continuidad perfecta, a la perspectiva del interior de los recintos donde se recibían los testimonios de los paramilitares, para así acceder en otro nivel, mucho más siniestro, y con un dominio del tema mucho más profuso por parte de los realizadores, a lo que sucedió luego en todo este proceso.

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Una mujer protesta mientras el Senado de la República aplaude
    las palabras del declarado terrorista Salvatore Mancuso

    A veces se hace el paso opuesto, se sale de las declaraciones directas de un jefe paramilitar, y llegamos a un salón, lejos, en el campo colombiano, donde la cámara recoge la misma frase bajando desde el techo, otra vez en continuidad perfecta, y llega hasta la comunidad que oye al hombre.

    Impunity es un trabajo colosal. La visita de Baltasar Garzón a una fosa común es despedida con un tilt down (un descenso visual) desde los helicópteros que desde lejos vemos elevar, hasta la fosa al lado de la cual graba el camarógrafo… Como si el documentalista se quedara con los hechos centrales, (o “como” no: justo porque no los pierde de vista). Menciono detalles formales porque la trascendencia mayor de Impunity pasa decisivamente por su sobriedad.

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Una reconstrucción magistral de hechos
    que nunca estuvieron aislados

    Al fin, Impunity pone en relación, sin necesidad de hacer especial énfasis en lo que por simple asociación cronológica o de simultaneidad logra uno entender, una serie de sucesos que nadie sino unos cuantos investigadores como Morris podrían exponer con tal claridad. Para uno, y hablo de la gran muchedumbre del país, todas las secuencias de este documental fueron siempre noticias laterales, que casi ni oíamos, o a las que era mejor no darles la importancia que tienen, porque no sabe uno qué hacer, porque es horrendo.

    Mi pregunta es si el documental periodístico en verdad será por naturaleza menos complejo o valioso e inteligente que cualquier otro tipo de “no ficción”. Este texto audiovisual sobre la realidad nacional, que al decir acertado de sus autores, “arma el rompecabezas” de un sensible y determinante proceso que al fin sólo cambió apariencias y no la realidad más oscura y macabra del paramilitarismo –la de sus objetivos, líderes, y facilitadores–, es un señor reportaje, y un señor documental. Y lo que yo, personalmente, más le elogio, es que sus autores no necesitan ponerse en primer plano para que uno sepa de qué lado están, ni necesitan hacer el esguince de la duda para apuntar una inquietud más clara y meridiana sobre las razones para que una nación decida echarse tantas paladas sobre su propio pecho.

    Impunity (Lozano & Morris, 2010)
    Alias "HH": "Nosotros no íbamos al azar"...
    La extradición de la cúpula paramilitar,
     ¿a quiénes dejará impunes?