• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Alfred Hitchcock en Kinetoscopio 95



    … Y CADA DÍA MÁS VIGENTE

    Por Santiago Andrés Gómez

    Psicosis (Psycho, Hitchcock, 1960)

    Bajo la edición de Juan Carlos González y la dirección de un acoplado y entusiasta equipo, los años recientes de Kinetoscopio se han identificado por hacer apuesta a una integración entre la tradición del cine y la diversidad de formas actuales o emergentes de esa tradición.

    Luego de un formidable número dedicado al cortometraje en Colombia, el nuevo Kinetoscopio se dedica de lleno al figurón de Alfred Hitchcock, quien, como todo mito, es mucho más que un mero figurón.

    ¡Hitchcock! Alguien a quien algunos olímpicamente desdeñan por convencional, pero de quien se siguen tejiendo interpretaciones sin fin, desde las recientes elucubraciones de Sizek sobre la represión del deseo en Vertigo (Hitchcock, 1958), o las ya lejanas pero cada vez más vigentes de Chris Marker (en Sans soleil [Marker, 1982]) sobre la memoria como obsesión irrecuperable en aquella legendaria cinta, hasta las interesantes observaciones de Johan Grimonprez (A segunda vista [Double Take, 2010)] sobre esas visionarias fábulas de la paranoia que son incluso las cintas más aparentemente frívolas del inglés, y que acaso anticipan los tiempos actuales de seudos, protos y meta-terrorismos.

    El tercer tiro / Pero, ¿quién mató a Harry?
    (The Trouble with Harry, 1955)

    “Yo no estoy contra la policía, simplemente me da miedo”
    Alfred Hitchcock, en El cine según Hitchcock,
    François Truffaut, Alianza Editiorial, Madrid 2001, p. 101

    La revista está ordenada con la escrupulosa pulcritud que caracteriza a González, quien se hace además a un grupo de colaboradores que bajo sus sugerencias compone una suerte de “Motel Bates” para conocer, no tan de paso, los sótanos mentales de Hitch, con una arquitectura así de “convencional” como de laberíntica. Una primera parte, trata la vida y la carrera del cineasta, la segunda trata sus obsesiones y algunos rasgos importantes, tales como el humor según Sandro Romero Rey, o los villanos, o los seguidores/imitadores de Hitchcock… La tercera se concentra en una selección de películas esenciales, bajo la mirada de algunos escritores y analistas, entre quienes descuella el invitado especial de Kinetoscopio para esta edición, el australiano Ken Mogg, autor de varios textos esenciales sobre Hitchcock, como el que recomendamos seguir en este enlace, del inigualable portal Senses of Cinema:


    Como celebración y abrebocas de este número, para quien aún no tenga la dicha de tenerlo entre manos (pues es además el más hermoso de todos los Kinetoscopios que se hayan editado jamás), publicaremos mañana domingo y el lunes dos textos que aparecen en el especial, de los realizadores y estudiosos Adriana Rojas y Manel Dalmau.

    Sabotaje / La mujer solitaria
    (Sabotage, Hitchcock, 1936)

    Enhorabuena.

    Alfred Hitchcock
    (1899 - 1980)
    Decir genio es decir nada...