• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    La última carta que en vida escribió Salvador Gallo



    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”


    Antes Cat Stevens, hoy Yusuf Islam
    Uno de nuestros músicos favoritos, converso musulmán…

    Presentamos tres textos a continuación de estos breves párrafos introductorios

    El primero es el último de los mensajes que nos llegara de ese emisario invisible y acaso inexistente que, digamos, fue en otra vida o, más bien, solo en muerte, Salvador Gallo, una suerte de ‘alter ego’ o creación encarnada de un viejo amigo ya difunto (ver  http://maderasalvaje.blogspot.com/2011/09/la-propuesta-del-derrotado.html )

    El segundo es una canción compuesta por nuestro cercano amigo, Viejo Roble, a partir de la carta de Salvador… Ese que sabíamos último mensaje de Gallo era esperado por los cofrades de Madera Salvaje con una tal inquietud que su lectura despertó variedad de evocaciones e interpretaciones… La canción ‘Verdad’, de Viejorro, es una de ellas…

    El tercer texto es una perorata de Segundo Calvo, amable escritorzuelo que en las últimas tardes ha reventado en las paredes de Madera con sus navajazos, dejando grafitis largos, abstrusos, resentidos, pero ciertamente intrigantes, con los que quiere comenzar una teoría ecologista para el cine, contenida en las palabras:
    “hay que bajar las cámaras, hay que hacer la película en otra parte”…

    ***

    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”

    Salvador Gallo, diciembre 28 de 2011

    ***

    VERDAD (Viejo Roble)
    En memoria de Ana Fabricia Córdoba


    Ana Fabricia Córdoba
    Líder de víctimas y desplazados en Medellín,
    asesinada el 8 de junio de 2011
    - iluminas nuestros días con tu dignidad indestructible

    Una verdad
    puede alejarte a ti
    de la verdad
    de tu ilusión…
    Una ilusión
    puede arruinarte ya
    toda ilusión
    de la verdad…
    Y la verdad
    de tu ilusión
    no es ilusión no más,
    es mi ilusión también…

    Una mujer
    que hablaba bien no era
    la gran ciudad donde quería ir…
    Esa ciudad
    no es por piedad que la
    rechaza ahora, la amenaza ahora…
    La piedad ahora
    es la mujer que añora,
    es la ilusión que llora,
    la verdad demora…

    Tu libertad
    no pudo ser al fin
    más que un gran duelo y
    yo no lo venero…
    No sabré más
    que maldecir al que
    por ser tan bueno
    maldecir no sabe
    y al decir que sabe
    la ilusión no cabe
    y la verdad que hablaba
    al decirlo llora…

    ***

    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”

    Por Segundo Calvo


    El árbol de la vida (The Tree of Life, Malick, 2010)

    “No negar la realidad”
    Del manifiesto de Madera Salvaje,
    abril de 2011

    Me asombró ver que la carta de Salvador Gallo que mañana publicará Santiago y lo que escribo ahora, ya todo es pasado, que esto es parte de la carta y es lo que escribo. Me asombró ver que Germán pudiera verse morir a través nuestro y vivir con lo que yo digo. Al encontrarnos, me dijo Viejorro: “Segundo, parcero, le cambio todo su amor por un tris de respeto, llave”, y cuál no es mi sorpresa al ver esas mismas palabras en el papel verde de contaduría en que Germán escribió hace tiempo las cartas de Salvador (debió ser Germán, porque si Salvador Gallo fue otro y si quizás existe todavía, es algo que nadie quiere ni siquiera pensar).

    Y ver que esto lo escribió él me asombra aún más, y simplemente me vuelvo lector que aprueba su propia firma.

    Como si te encontraras un casete donde oyes lo que ves que pasa a continuación, o como si lo que hubieras vivido lo vieras luego, o lo supieras, o como si supieras ya, como me pasa a mí, que luego lo verás y desde ahora mismo lo fueras viendo con ese gran privilegio del que se deja asistir por lo único que existe… ¿No será así al fin todo?

    “If there’s an order
    In all of this disorder
    Is it like a tape recorder
    Can we rewind it just once more?”

    [“¿Si hay algún orden
    en todo este desorden,
    es como una grabación
    que podamos devolver una vez más?”]

    Bono & The Edge, Wake Up Dead Man

    -


    Escher

    Porque pocos quieren pensar lo que no dejan de pensar sin saberlo, sin saber aceptarlo, esto es: que uno respira, que uno solo debe saber respirar, y que poco más es la vida… Que uno recibe energía del universo (respirar no es otra cosa), y exhala, ofreciéndole una otra energía, transformada, pero no más que calor para las plantas, o así, cosa vaporosa, humor para las vaporosas cosas y ya, no más… El resto amor, ilusión que como tú, en nada queda sino en sueño divino que para la gracia, solo para la fugitiva gracia nos ha llamado por nuestro nombre, con nuestra voz…

    El resto, unos ojos que en el presente descubren la posibilidad de transformar pero que rara vez se encuentran en el hecho de ser, de ser algo más que lo que ven afuera, algo más justo porque olvidan el cosmos inmemorial sueltos en el cosmos insondable, pero no solos, no… No solos, sino en el misterio de los presentes simultáneos, de los otros y las otras y demás que bien y tanto te paren y malparen rato a rato. Esos presentes tontos que todo lo valen porque son una y muchas e infinitas razones de ser…

    Ese tiempo convenido, arrejuntado, el cine lo devela como cosa que se vuelca más allá de nuestras bocas y que solo en nuestra mente pareciese perderse o pareciese perdurar, pero su opaca huella reemplaza en la cinta a nuestra finísima e irrompible experiencia como si fuera una segunda memoria, y más verificable, que ocupara al fin el lugar de nuestra ignorancia, de nuestro tránsito, de nuestra aparente futilidad… Cosa peligrosa, pues, porque es como si sustituyera al mundo y, lo que es peor, a tu propia y difícil o extraña certeza de lo imborrable, a la sagrada y hoy muy escasa noción de ser tú en ti y para ti mismo (de ahí la frase: “Lo que no sale en TV, no existe”).

    Y de ahí la convicción de que hay que hacer (ante otros) para ser (algo ante uno).

    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”


    Michael Jackson, desgaste de un ídolo lamentable
    en pos de quién sabe qué ideal

    Pero realmente, no es solo aquella una convicción: es una necedad, casi como toda convicción. Así que piensa… Aquello que ves con la idea de ser adentro de la propia experiencia de ver, como un niño jugando play, ¿a qué te enfrenta que sea tan importante como para que provoque una idea tal, siendo no la verdad mortal, no la verdad vital, la verdad sensual, problemática, de la herida y el desplazamiento interno?

    Calla.

    Si cerraras los ojos y el silencio de tu mente oyeras uno o dos segundos, te estremecería la dicha de no prescindir ni precisar de confirmaciones ni roces que te honren en una situación distinta a la interior. Pero eso es mucho pedir a la vulgaridad del ruido con que nos educan…

    Sábelo: eres, tal como eres, y como serás, un tesoro… Eres la cima más alta y el fondo más profundo del universo, hermano viejo de ti mismo, hijo de todo, primo mío. No le cargues agua a nadie, pero tente fino. No te mientas, cuídate. Valórate, no robes. Ámate con placer, déjate llevar por el misterio.

    No te empeñes en arrancar uvas verdes.

    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”


    Tarkovski dirigiendo con Kaidanowski,
    genios ejemplares por asumir el simple reto de ser humano,
    no por mucho más…

    Las uvas verdes de los I-Pod y los puentes colosales y los puertos fantasmas, ya sin mar, para el comercio indiscriminado de una humanidad que crece sin juicio; las uvas verdes de los paseos a una naturaleza etiquetada para el comercio de una belleza femenina atrofiada, troquelada, que junto a aquella reproduce solo un estribillo de modas y colores sin vida, sin alma. Las uvas ya eternamente biches de las locomotoras del otrora democrático y hoy demagógico e hipertrofiado progreso acabando con el último pulmón del planeta, en Latinoamérica, el Chocó, el Amazonas, por la inobjetable (a riesgo uno de ser linchado) e indiscutible, pero falaz necesidad de sacar ventajas nacionales en naciones medidas con vara gruesa y un sinfín de cobijas para todas las masacres de fuego vivo o lento que alienta la señora dueña, la señora “digna y decente”, la asesina dirigencia impune, contra las comunidades que primero seduce, luego engatusa y después tasajea (hablamos de todos los países, sin excepción).

    No te empeñes en arrancar esas uvas verdes con que te tienta(n) el (o los) sistema(s).

    Desobedece, por Dios, desobedece.

    No, no cedas a la dulce y cómoda ceguera de lo que ayer fue descubrimiento o conquista y hoy se convierte en dogma e inercia obsesiva, como la ciencia (y cada vez más “el empresarismo”) cuando se vuelve no solo utilitaria, más que conocimiento, sino sobre todo el poder arbitrario y desmedido de un método y un razonamiento unívocos, y no un provecho real o un discurso realmente racional, como se lo quisiera un pensador de veras, alguien crítico y al menos un poco desprendido de determinismos o intereses a priori, “incuestionables” o totalizantes.

    [Con perdón:
    que no me hablen de las ventajas “incuestionables” de la salud
    cuando va de mano de la ciencia en el mundo de hoy,
    que el tema se nos va largo… Otro día, mejor]…

    Respeta la voz que espera, la palabra que se inquieta o cuestiona, respeta la renuncia, el placer frío, cuanto más frío, mejor.


    Pensar bien antes de actuar…

    No es mucho pedir.

    Jesús “tenía razón” al ordenarnos amor con la autoridad del espíritu, pero igual, al decir de Borges, que era otra voz del espíritu, hasta la palabra sagrada de ese que el orden y la ley mataron antes de que el mundo fuera creado, se pervierte (“las palabras cambian de sentido y los sentidos cambian de palabras”, decía mi amigo Borges). Por amor, y con mucha bondad, los cristianos y católicos de hoy, digamos en Colombia los del periódico El Tiempo o El Colombiano, o los de noticias RCN, así como los fanáticos integristas de la Universidad Pontificia Bolivariana, o desde luego los maravillosos ateos de la W, que de tanta cosa con gran urbanidad se escandalizan, no saben ofrecer la otra mejilla que ofrecer predican cuando se casan o a un funeral asisten, sino que DE CARNADA, DE PERFECCIÓN, DE NORMALIDAD INALCANZABLE PARA EL BESO DE JUDAS, con malicia todos los días la ponen y visten de salud ejemplar y paz bien afeitada para (a otro hacer) matar con hierro al que con hierro después, al fin, nos matará a todos, todos, todos –sí, ese prójimo que alguien decía que era, y que no es otro sino Dios…

    Por eso, Salvador insiste y yo repetiré hasta que todos o al menos yo lo interiorice…

    “TE CAMBIO AMOR POR RESPETO”


    Martin Luther King Jr (1929 – 1968)
    Esto va en serio…

    (Lo lindo es que todo esto estaba escrito)…