• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Los Rolling Stones en el cine



    EL CANTANTE ESTÁ PIEDRO


    Por Santiago Andrés Gómez (artículo publicado originalmente en http://www.rabodeaji.com/No-4/artes/arte3.htm)



    JAGGED
    Fijémonos en unas cuantas películas, bastará tal vez sólo una, de todo el conjunto en el que han participado de una u otra manera los Rolling Stones, para darnos cuenta de la alquimia que ellos han hecho posible y que conduce, por caminos inesperados, a una transformación del cine mismo.
     
    Pialat hablaba de la actuación olvidada y del ruido cotidiano como la música del cine. Así, en el cine documental encontramos, casi de modo más frecuente que en el argumental, la verdadera música del cine, o lo que es lo mismo, su poesía, su ritmo, su canto: los filmes musicales se vuelven documentales. 


    WALK
    Performance, de Nicolas Roeg, quien ya había hecho Walkabout, es la primera incursión de Jagger en la actuación. En esta película, los Stones tocan con el guitarrista Ry Cooder, productor y protagonista de Buena Vista Social Club, como lo hacen en las extrañas Love in Vain o Sister Morphine; esto es Memo from Turner:

    "Didn't I see you down in San Antone
    on a hot and dusty night?
    We were eating eggs in Sammy's when
    the black man there drew his knife.
    Aw, you drowned that Jew in Rampton
    as he washed his sleeveless skirt.
    You know that Spanish-speaking gentleman,
    the one we all called 'Kurt'.
    Come now, gentlemen, I know
    there's some mistake.
    How forgetful I'm becoming
    now you fixed your bus'ness straight.

    I remember you in Hemlock
    Road
    in nineteen fifty-six.
    You're a faggy little leather boy
    with a smaller piece of stick.
    You're a lashing, smashing hunk of man ;
    your sweet shines sweet and strong.
    Your organ's working perfectly,
    but there's a part that's not screwed on.
    Weren't you at the Coke convention
    back in nineteen sixty-five ?
    You're the misbred, grey executive
    I've seen heavily advertised.
    You're the great, grey man whose
    daughter licks policemen's button clean.
    You're the man who squats behind
    the man who works the soft machine.
    Come now, gentlemen, your love
    is all I crave. You'll still be in the circus
    when I'm laughing, laughing in my grave".



    LENGUA
    Esta letra - es más larga - debe a su lengua toda su gracia y Jagger la entona como si hablara. Es el rock en su más elevada potencia. Sin embargo, debemos señalar que lo mejor que los Stones nos dicen del cine nos lo dicen con un defecto: la pésima actuación de Jagger, quien nunca puede ser distinto a sí mismo.
    Por eso, las demás películas de Jagger como actor, después del significativo título de Performance, se pueden olvidar, lo que no se olvida jamás es que Jagger es el cantante Mick Jagger. Nos dice mucho más la risa que soltó Keith Richards como respuesta cuando fue interrogado por MTV al respecto.


    TRUCHA
    Desde sus primeras apariciones en televisión ve uno que lo que Pialat llama "música del cine" existe en el fenómeno de la música en sí, cosa que había comenzado a revelar Charlie Parker y que se daba en documentales como aquel en el que niños, Barenboim, DuPré, Perlman, Mehta y Zukerman graban La trucha.


    De manera muy distinta a los Beatles, los Rolling Stones, desde el principio, incursionan en el cine sin buscar propiamente promocionarse, ni buscar argumentos ni mucho menos aventurarse en exploraciones estéticas. Desde la sencillez de sus primeras apariciones, hasta Gimme Shelter, es así.






    CIRCUS
     

    En el 68 los Stones crean su primera película: The Rolling Stones Rock'n'Roll Circus, que es, además, un telefilme, dirigido por Lindsay-Hogg, autor de Let it Be, otro telefilme. Uno de los antecesores de MTV, precedido, en este sentido, por A Hard Day's Night, esta aventura guiñolesca fue apenas lanzada en el 96.


    Pero si el Circus es, de tal manera, una restauración, un revival, incluso en detalles como el color, y, luego, una obra de tres décadas, Gimme Shelter, del 69, fue un clásico imediato. Realizada por los talentosos Hermanos Maysles, esta obra cuenta la historia del famoso concierto que hicieron gratis en Altamont.
     



    GIMME
    Dando respuesta a su ausencia en Woodstock, los Rolling Stones no se imaginaban lo que sucedería. El abogado de Charles Manson en esa época, intercedió para que el concierto se efectuara cuando se preveía un escenario apocalíptico y fue prohibido. Alguien había contratado a los Hell's Angels para la seguridad.
    Mientras ven las imágenes en una moviola, los Stones oyen las declaraciones de uno de los Hell's Angels tras los disturbios y niegan ser quienes los contrataron. El caso es que Gimme Shelter no miente y muestra el final de una época en Altamont, USA, con la contrariedad de sus gestores. Una obra maestra.





    SPEND
    Más de diez años después, sin embargo, la película Let's Spend the Night Together, que toma su nombre de una canción anterior a Gimme Shelter, los presenta aún vivos, más grandes y en una de sus mejores facetas, la de grandes estrellas del pop. Es un filme casi nostálgico, de Hal Ashby, el de Enséñame a vivir.





    Ashby aparece, sin camisa, sentado en un sofá, viejo como un hippie, en la actitud sonriente que uno esperaría de él, que poco después murió. Su edición de la película realza el sentido del tiempo en la música de los Rolling Stones, con impresionantes fast forward mientras se arma tarima, o flashback en viejos temas.


    STILL
    Luego de su separación, los Rolling Stones volvieron a hacer una gira mundial, la espectacular Urban Jungle, para el lanzamiento de su nuevo y excelente disco, Steel Wheels. Corría el año 89 y nadie mejor que los Stones, con su creciente aura de dioses caídos, para probar el formato IMAX, cine tamaño gigante.

    Dirigido por Julian Temple, quien hizo muchos de sus mejores videos en esa década, cuando, ahora sí adultos, buscaban innovar, arriesgarse en algo, en medio de su verdadero e inevitable desgaste, At the Max es un regreso a su verdadera vena: la música en vivo. Y por cuenta de IMAX, se ven mejor que nunca.


    Rewind, dirigido por Julian Temple
    Una antología para coleccionistas

    PRODUCT
     
    De ahí en adelante, la vida de los Stones en el cine no se ha detenido, se enriquece con su mera presencia como se enriquece la historia del cine con el cine de Jarmusch o de Kusturica. Porque historia y vida son cosas distintas y una cosa es Buster Keaton y otra Buster Keaton en el cine de Samuel Beckett.


    Ahora los Stones no sólo lanzan su cuerpo sino que lo defienden como si tuviera alma. Su fragilidad es la atmósfera que envuelve y da forma y apaga la llama de su canto en cada canción, y cada canción es un año que se va. De sus últimos videos, el mejor es de David Fincher: The Love is Strong. ¡Salud por ello !