• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Gracias por el cine, de Madera Salvaje




    LA SOCIEDAD DE PILATOS

    Por Santiago Andrés Gómez


    Una pregunta que se hace en un instante del libro Teorías del cine: Una introducción (Paidós, 2001) su autor, Robert Stam, es por qué el cine parece poner tanto en juego, por qué a veces genera debates tan acalorados. La pregunta apunta hacia un asunto central, y es la necesidad que tenemos de reconocer que el cine nos impacta y, quizás en más de un sentido, nos define, o participa de la definición que el mundo ejerce sobre nosotros. Por algo el cine de los sesenta en Latinoamérica fue radical y militante, por algo en tiempos de globalización se busca que sea competente según estándares delineados por una estética seudo-hollywoodense dominante, por algo las temáticas del cine nacional mueven a que los principales periódicos en sus editoriales traten el tema de lo que deberíamos narrar. Y ese algo, sin embargo, es justamente algo distinto siempre. A veces se trata de poder expresar nuestras problemáticas, en otros casos se trata de soñar, en otros, y a veces en el mismo caso, se trata apenas de competir, como si el cine fuera un deporte, así fuera un deporte extremo.

    Al mismo tiempo, tal como dijera Truffaut, todos creemos saber de cine. Pero reconocer que el cine nos impacta poderosamente hace necesario también reconocer que nuestra visión, así fuera la única legítima, es limitada. Cuando Germán Santamaría reprochaba a Fernando Vallejo por el guión escandaloso que este escribiera sobre su novela La virgen de los sicarios, y cuando un tal Alcalá, en la W, regañaba a Rubén Mendoza porque su película no tenía “principio, desarrollo y final”, los postulados de ambos periodistas tenían fundamentos de vieja tradición, pero al mismo tiempo contradicciones centrales que sería mucho más estimulante apreciar, para que ellos mismos pudieran inflar el pecho con mayor profundidad, en esa real calma que sucede a la aceptación de nuestra propia relatividad. En el caso de Santamaría, es sabido que un reproche al cine porque delate los vicios de una nación, o porque se los invente, es no solo estéril, sino inútil y contraproducente para los propios esquemas industriales del medio. En el caso de Alcalá, películas de toda clase han demostrado que, como dice Godard, el cine no tiene porque tener “principio, desarrollo y fin” en ese estricto orden, y en cualquier caso, cuando no parece tener esos elementos, es infantil perder la calma por una razón como esa.

    Los músicos (Gaviria, 1986) 
    Una de las obras maestras de los tiempos de FOCINE

    La serie Gracias por el cine, que Madera Salvaje ha iniciado con un documental de archivo sobre la obra de Víctor Gaviria, pretende mostrar que en nuestra historia sí ha habido maestros, y que ninguno de ellos lo ha sido por querer hacer lo correcto, sino por precisar su propio punto de vista y ser fieles a esa intuición que reconstruye el cine cada vez que se hace. No obstante los problemas personales, los líos de producción, la falta o el exceso de apoyo estatal (digamos en el caso de Milagro en Roma [Duque, 1988]), ha habido cine en nuestro país, y no un cine del que deba preocuparnos mucho si es grande o no en comparación con otras obras de la historia del cine, sino más bien si es universal según perspectivas más próximas e inmediatas, si nos permite acceder a un ámbito diverso y del todo respetable de la historia del cine y de la humanidad en el cine, pero que por ser nacional y de otros tiempos pareciéramos a veces considerar espurio.



    La invitación es para hoy, martes 31 de julio, a las 6 y 30 en el Teatro Lido, donde estrenaremos la serie Gracias por el cine con el documental Recuerdo de los tréboles (Gómez, 2012), dedicado a la obra del antioqueño Víctor Gaviria.


    4 comentarios:

    Watesam dijo...

    Ups me perdí de esto :(
    Como te fue en el estreno?

    Un Saludo Santiago

    Espero hablemos pronto.

    Madera Salvaje dijo...

    Alex, fue el 31 de julio, pero pasaremos la película en otros lugares dentro de poco, y ojalá podamos acceder a Cult Moviez... ;)

    Watesam dijo...

    Genial, sabes que con una amiga realizadora de buenos aires estábamos debatiendo la posibilidad de buscar permisos de directores para publicar sus películas, exceptuando obviamente los estrenos que estén en cartelera de cine, la idea no es del todo descabellada y más sabiendo que casi todas las películas se consiguen ahora en youtube, ya la plataforma esta lista y se puede hacer un trabajo de difusión con criterio y con sentido cultural.

    Al primero que le voy a escribir es al señor
    Abel Ferrara.
    http://cinemania.es/actualidad/noticias/9047/abel-ferrara-el-torrent-es-mi-mejor-distribuidora.

    Madera Salvaje dijo...

    Tremendo, qué bien... Un escalofrío hablar con Ferrara, ánimo ahí...