• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Antioquia audiovisual (13): Con la casa al hombro (Pérez & García, 2010), de Pasolini en Medellín




    DIGNIDAD Y ESPERANZA

    Por Santiago Andrés Gómez


    Con la casa al hombro (Pérez & García, 2010)
    Llegando a Medellín (en la imagen, Andrés Felipe Medina como el padre de familia [1985-2010])

    La corporación Pasolini en Medellín es una de las principales entidades proveedoras de diversidad de estamentos públicos esmerados en diseccionar las experiencias sociales en pro de un entendimiento cabal de las escurridizas y en verdad inconcebiblemente complejas dinámicas que agitan nuestra vida en común. Enfocados especialmente, tal como vimos en la última entrada de esta serie, en comunidades marginales, cuyo enraizamiento en un territorio y su integración al mundo laboral son harto complicados, su interés permanente es construir sus textos audiovisuales de la mano de los sujetos a quienes buscan retratar. Su reciente documental, Con la casa al hombro (Pérez & García, 2011), es un excelente ejemplo de la labor que el audiovisual puede cumplir para dar cuenta de una serie de realidades que, sin duda, más que merecer, necesitan ser oídas y vistas por el país entero en una tónica distinta a la de la ficción, aunque también lejana a ese otro relato formativo que es el de los medios de comunicación periodísticos, necesariamente más fríos y a veces muy poco confiables.


    Con la casa al hombro [completo subt. inglés] HD

    Con la casa al hombro se estructura con el seguimiento ficcionado (en ningún sentido ficticio) de una familia que debe huir de su tierra. Entre tanto, conocemos a cinco jóvenes afrodescendientes que nos cuentan su propia historia sucesiva y cíclicamente: primero oímos a uno, luego a otro, contar cómo llegaron a Medellín, luego se vuelven a turnar para hablar de sus primeros días aquí, y luego se cruzan sin orden especial. En sus relatos también hay algunas puestas en escena, pero es evidente que más que convencer de la veracidad de esas imágenes representadas de un pasado real y comentado, se busca emblematizar esa realidad, y no forzosamente de modo verista. Dicho esto, se puede insistir no tanto en la necesidad de superar en nuestro medio el temor a y los reparos que se puedan tener sobre la puesta en escena en el documental, sino especialmente en la de entender que esa apuesta se puede y quizá debería extremar, y hacer incluso un tanto abstractas las imágenes de apoyo, en beneficio de un fortalecimiento del significado y un enriquecimiento del texto.


    Afiche con el dibujo de Bruhoo

    En este documental sucede así, e incluso mediante otros recursos, como los dibujos que uno de los personajes hace del entorno al cual vienen a parar los desplazados. También hay una construcción paulatina de un mapa según los recorridos de ellos, para mostrarnos que el territorio está vivo, que cambia y nunca está dado. Lo que se invoca es una infinita red de caminos andados con el ánimo encantador de Ruby, una chica que no se deja vencer por el horror, o con la sobria entereza de Darwin, un joven que espera terminar su bachillerato, o con el orgullo amable de Jhony, un gay que venció él solito la discriminación, todo en medio de situaciones desesperantes pero que se recuerdan con esa prospectiva característica nada más en los verdaderos líderes. Dolor grande es saber que uno de los colaboradores del documental, Andrés Felipe Medina, murió poco luego de la terminación del mismo, pero más allá de la fatalidad constante, y también del uso peculiar que se haya dado al video, el audiovisual con obras como esta se magnifica por su adaptación peculiar a un tono, a un espíritu común en sus personajes, que logran vibrar tanto por la estructura del texto como por la calidad del diálogo.


    Con la casa al hombro fue producido por


    0 comentarios: