• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Ojo Mágico recomienda... [6]



    OJO MÁGICO
     PRODUCTORA AUDIOVISUAL

    Recomienda…

    GRANDES PELÍCULAS DE LOS AÑOS CUARENTA

    Por Santiago Andrés Gómez

    Sunset Boulevard (Billy Wilder, 1950)


    Esta película de 1950 la incluimos por supuesto en el recuento de cintas recomendadas de los cuarenta, entre otras cosas porque de los cincuenta ya hemos citado las cinco correspondientes en la entrada anterior, pero esta no puede faltar del conteo general... "El ocaso (o el crepúsculo) de los dioses" fue llamada, y es una cinta tal vez no adelantada a su tiempo, pero sí al cine que se hacía por entonces en cualquier lugar del mundo... El ingenio Billy Wilder para crear, y su capacidad para hilvanar audiovisualmente los rasgos de un universo esplendoroso en decadencia, no tienen igual... Aquí la ironía del cine a su propia fantasmagoría está también en la necesidad que tienen Hollywood, y sus mendigos de esos fantasmas, pero la ruptura entre la leyenda y la realidad es total, patológica... Una de las más grandes películas de siempre...

    Las puertas de la noche (Les portes de la nuit, Carné, 1946)



    Si se trata de elegir, siempre queda difícil entre las películas de la dupla Prévert-Carné... De hecho, esta no es una película tan esplendorosa como lo son Amanece (Le jour se lève, 1939) y, sobre todo, Los niños del paraíso (Les enfants du paradis, 1945), que es la perfección en su estilo, pero la arriesgada mezcla de elucubración filosófica con realismo social y melodrama llega a ser en Las puertas de la noche tan improbable al añadir el destino como núcleo de la fábula, que resulta casi increíble la conmoción que uno siente al final... Una obra casi imposible en su elaboración, pero íntegra, igual de robusta que grácil, un misterio casi inmerecido para todos nosotros...


    Encadenados (Notorious, Hitchcock, 1946)



    Si de Alfred Hitchcock se trata, lo mejor es entender a Hollywood como antítesis de su quintaesencia... Por ello colgamos el trailer o avance (o los "cortos", como se decía antes), estando la película entera en www.youtube.com, o fragmentos míticos de ella, como el famoso beso inconcluso, que antecede otros momentos de erotismo supremo en la obra de Hitchcock, cabalmente los besos de Grace Kelly y James Stewart, liberados de sus correspondientes personajes, en otro filme legendario... Para mayor comentario, remitimos al artículo completo que sobre esta cinta memorable hay en este mismo blog 

    (http://maderasalvaje.blogspot.com/2011/10/encadenados-tuyo-es-mi-corazon.html)... 
    Busquen cuanto antes y disfruten como nunca la insuperable obra maestra que es Encadenados...

    Umberto D (De Sica, 1950)



    No solo es una película perfecta, y en tal sentido quizá la pieza más acabada del Neorrealismo italiano, sino la concepción y emergencia de un orbe sentimental nada obvio, ni siquiera común... De una parte, elogiarlo por llegar a ser un filme solidario sin necesidad de ser sensiblero puede ser inexacto: tal vez sí sea muy sensiblero, y de hecho es casi un melodrama; pero sobre todo, el humanismo que son capaces de encarnar Vittorio de Sica y el guionista Cesare Zavattini en su mirada, es tan frágil, y hoy ya tan extraño y casi inútil en su misma compasión, que podríamos sentir esta obra como una cinta de otro planeta... Grandiosa, sobria en su intensidad, Umberto D nos enseña los límites de una existencia humana que ya ni siquiera pareciera que puede sufrirse igual, pero que pasa día a día, y más cerca de lo que puede pensar cualquiera...

    Soberbia (The Magnifcent Ambersons, Welles, 1942)


    La narración de Orson Welles, puro cuento de hadas, que antecede la composición visual de los cómics más fastuosos de Moebius y Manara, pero la hereda de los no menos espléndidos de McCay, se abisma insondablemente en el destino de personajes imbatibles y a la vez caídos en desgracia o puestos en fuga... Welles es puro vértigo visual que se acompasa con los ritmos de la trama en un deleite sin par transfigurado en egocentrismo absoluto, con solo que un par de ojos asomen... Películas de Orson Welles, todas son grandes, y todas por la forma y la forma del relato... Poeta de la fábula en el cine, él como nadie (acaso Fellini), y esta una de sus cintas menos conocidas por la gente, pero más sentidas y abrumadoras...