• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Doom and Gloom (Jagger/Richards), la nueva canción de los Stones



    ALL IS DARKNESS IN MY ROOM”…

    Por Santiago Andrés Gómez

    Doom and Gloom (Jagger/Richards)

    Desde luego que se trata de comparar. Hace quince años, o un poco menos, oí Music, de Madonna, y vi muchas veces el video de la canción en MTV. La madurez de la “reina del pop” se me hacía tanto más atrayente cuanto caracterizado era su seño y su actitud al burlarse del conductor que dice recordarla cantando Like a Virgin. El despilfarro gozoso de la mujer, su forma de agasajar a las chicas que parece decidir que la acompañen, me fascinaban por su amplitud sexual y su resuelto hedonismo. Hoy, días antes de que Madonna cante en Medellín, vuelvo a ver el video y me genera la repulsión que, por el contrario, disminuye ante el nuevo video de los Rolling Stones cada vez que lo veo, con todo y su explícita agresividad de detritus, sangre y costras.

    Music (Madonna)

    Music no es sino el “gloom” del que habla la canción de Jagger y Richards, ese fasto glamoroso por el que se desgañitan tantos y tantas adolescentes de hoy, así como hice yo en su momento, y que si acaso empezó como estilo ideal de vida durante esa era de revolución sexual de la cual fueron unos de sus gestores los Rolling Stones, ha tenido en ellos (por ejemplo en álbumes como Dirty Work o Bridges to Babylon) a unos de sus mejores críticos. En esta nueva canción la pesadilla que al inicio Jagger dice tener, manejando un avión lleno de borrachos y estrellándose para liderar un ejército de zombies, revela “un poco cómo me siento”, y quien lo cante puede saber que habla en nombre no de una generación, sino de la humanidad entera.

    Wikileaks Collateral Murder

    En Doom and Gloom está el maquillaje como aderezo de la maldición, del horror, eso que videos como los de los “daños colaterales” de Wikileaks nos han revelado visto desde la entraña del sistema. Pero sabemos bien que no es sino la misa negra de los medios masivos de comunicación el lugar más adecuado para que combatan y se oculten los infiernos aligerados de la sangre y la vanidad. Si algunos se quejan de que los Rolling Stones sigan cantando “baby” y grabando videos de romance adolescente a sus setenta años, aquí ellos retoman la onda de su Street Fighting Man, para hacer un verdadero himno de nuestros tiempos. Doom and Gloom es, más de lo que cualquiera pueda suponer, un punto altísimo en su carrera, su mejor regalo a sí mismos.

    Doom and Gloom
    (subtitulado [esta versión difiere de mi propia traducción])

    Quienes lo han tenido todo (Jagger es el autor de un enérgico tema llamado God Gave Me Everything, que canta con Lenny Kravitz en su estupendo álbum como solista, Goddess in the Doorway), quienes han visto desfilar a su lado a todo tipo de estrellas que emergen, brillan, llegan a opacarlos a ellos, y luego se desvanecen, entre la fatiga y el olvido; quienes sobrevivieron como ninguno, mucho más que Clapton o el mismo Paul McCartney, a esa edad de excesos descomunales que se llevaron a lo más granado de su generación de músicos, tienen los sentidos lo suficientemente despiertos como para “sentirse un poco heridos” ante lo que el mundo se ha convertido, hoy más que nunca: un circo de torturas, y para expresarlo con la única fórmula digna de valor y crédito: darnos la oportunidad de bailar con ellos.



    Como siempre, hay que elevar un brindis por esta banda de verdaderos dioses.