• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Editorial Noviembre 2012




    DE A DOS EN DOS

    Por Santiago Andrés Gómez

    Quien crea que el cine es solo una parte del entretenimiento, como es casi seguro que piensan quienes están promoviendo la existencia de un “paisallywood”, o algo así, una suerte de centro industrial para el cine en nuestra región, se equivocan tan bárbaramente que ni se dan cuenta de que al buscar un determinado tipo de historias, o al buscar hacerlas para cierto tipo de público, están tomando decisiones de tipo político porque el cine es peligroso.

    Paisallywood - El chistecito que no falta

    Nosotros en Madera Salvaje, y en Ojo Mágico, siempre hemos tomado decisiones de tipo político en cuanto al cine. En un momento en que Medellín sufre de nuevo por una violencia ante la cual lo más fácil es escandalizarse, muy seguramente existirá quien abogue por silenciar el cine que asuma su examen, y por supuesto por silenciarla como realidad, en un proceso de negación que ha hecho que en Antioquia y Colombia vivamos o medremos de una ilusión, entre otras cosas, perniciosa.


    Yo, personalmente, dirijo ahora un documental de ensayo sobre el periódico El Hocicón, que dará un poco de que hablar, espero, sobre la manera en que el cine y los medios en general dirigen, sean ficción o documental, nuestra percepción hacia otra cosa muy distinta que la realidad de a pie, donde nos vemos las caras, justo para moverla a su amaño. El cine grandioso, para mí, es el que hace que te intereses más por cuestiones ajenas a él mismo, y hablo desde Chaplin hasta los Dardenne y Malick.

    Pero en el gesto chispeante de la vida está tu esencia, en lo que haces cuando el taxista gira por donde no se debe, cuando te das cuenta de que razones había para ello, y que mucho peor es que él diga que “la letra con sangre entra”, haciendo coro a un indignante grafitti reciente en Medellín. De a dos, muchachos, se vive la vida, siempre de a dos. Sucede que esto es tan difícil de aceptar que el poder, como simple fenómeno mental, se encarga de hacernos sentir aislados y empequeñecidos.

    Elíder Varela, "Duke", líder activista por la paz
    asesinado en la Comuna 13 - La película está en otra parte...

    Si para negar no solo la violencia sino la abyección en que nos quiere hundir el sistema, ese que te hace olvidar cada día más de ti mismo, no hay tiempo, trata de asumir la lucha y la resistencia con tu pareja o tus amigos, trata de convencerte de que de a dos en dos podemos ir haciendo manifestaciones más populosas, vibrantes y efectivas contra el robo al que nos someten los bancos y las EPS, contra los privilegios inmerecidos de los congresistas, contra la explotación y el saqueo al que nos quiere someter el capital corporativo, contra el maltrato animal…

    De a dos en dos podemos irnos saliendo de El Hocicón y de RCN, o cambiarlos de verdad, y podemos crear medios que contemplen y comprendan la furia del desalmado y no simplemente lo censuren o busquen eliminar, cuando el exterminio continuo de la población “indeseable” demuestra que ante todo es inútil y contraproducente… De a dos en dos, la desobediencia civil puede lograr que nuestra lucha por la subsistencia no sea resignación ante la sumisión.