• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Documentales indispensables hoy (8): Fotografías (Di Tella, 2007)




    AMOR AL KARMA

    Por Santiago Andrés Gómez


    Las filmaciones de Kamala, en Fotografías (Di Tella, 2007)

    Al ver Fotografías (Di Tella, 2007), el espectador ni se enfrenta con ni accede a nada, comparte, aunque cabría decir que al mismo tiempo, y sin saberlo, es sometido y aligerado. Esta película esconde una complejidad que es la misma fluidez y sencillez que la distingue, de manera similar a la vida. Con decir esto es difícil comprender que estamos en un laberinto arduo y milagroso, y no simplemente, ni jamás, en un paisaje de meros hechos contables. Fotografías supuso, tan extrañamente como pueda parecer a algún colega que dice que la película necesita tijera, la coronación de Andrés Di Tella como un realizador esencial en el documental contemporáneo.


     Kamala y Torcuato, en fotografía sostenida por su hijo
    Fotografías (Di Tella, 2007)

    Me estoy esforzando por descifrar un relato que no deja de ser tal en ningún momento, pero que, muy a tono con su tema, parece danzar con los seis brazos de Vishnu, y tal vez lo mejor, como he dicho en casos parecidos, sea adecuarme a cuanto tiene de accesible. Con ello demostraré, en cambio, que lo que parece cualquier cosa, es en este caso un orden metafísico de regresiones y clarividencias solo constatables en la experiencia personal que el documental suscita, y que, de nuevo como la vida, acaso nada más sea perceptible para aquel a quien roce con gracia, como sucede al final con Rocco, el hijo de Di Tella, la trompa del elefante, dios de la memoria.

    No tengo casi espacio, quiero atraer a otros al juego y merecer el estilo con que Di Tella puntea su obra. En busca de su madre, la ya difunta Kamala, nacida en la India y casada con el diplomático argentino Torcuato Di Tella, o sea: en busca de rastros suyos que revelen cuanto en vida permaneció para su hijo en silencio, Andrés inicia una evocación que apenas si es evidenciable como reconstrucción de su periplo individual, pero que nos embarca en ella como tal periplo heroico. Así, cuando dice haber soñado con su madre viajando en tren, vemos a una mujer ataviada con vestimenta de la India en un tren, y no nos importa, ni advertimos, que sea una actriz.


    El encuentro de Rocco y el elefante...
    Fotografías (Di Tella, 2007)

    De hecho, el propio Andrés dialoga luego con la actriz viendo las fotos que le ha regalado su padre, y es ella quien le dice que él tiene su parecido a Kamala. La primera parte de la película nos verá oír al creador diciendo lo que ha sido su conflicto de identidad desde que en Londres, cuando niño, se le llamara despectivamente “wok”, un mote despectivo para los indios. Ese conflicto lo llevará luego a viajar a la India, con Rocco, su hijo, para conocer de primera mano el mundo del que migró Kamala, y, entonces, desde luego, a su propia familia. Antes de partir, Andrés sufre un vértigo, y en una sutil puesta en escena, vemos a Rocco espiar el examen que le hace un médico.

    La ansiedad visible, en suma, es actuada, y en la perplejidad de quien note cómo se representa audiovisualmente (con un par de imágenes temblorosas, subjetiva en tele y contracampo en primer plano de Rocco viendo a través de una puerta entreabierta) puede yacer una clave para el resto del filme. Fotografías rearma un vértigo, el de un personaje que se convierte con renovada decisión en el ser humano que ha debido ser en suerte, condicionado por todo cuanto ama, para dirigir la película que lo descubra ante sí mismo, y ante su hijo, como ese otro ser que intuye y desconoce, el hijo de la activa y sensible, pero también silenciosa, misteriosa (y tal vez renegada) Kamala.


    Kamala con el pequeño Andrés...
    Fotografías (Di Tella, 2007)

    Los comentarios que vinculan lo ordinario o corriente con las abismales concepciones hindúes que Andrés va encontrando, al principio en Ramachandra, el hijo adoptivo con quien el escritor Ricardo Güiraldes regresara de la India, y luego en su viaje a los orígenes, tienen como punto de apoyo especial a Rocco, su propio hijo, aunque también a Torcuato, su padre. Cuando Ramachandra hace una analogía entre un fragmento de Don Segundo Sombra y la concepción del maestro como mandato en la disciplina yogui, vemos a Rocco despertando de un sueño y buscando, consentido, a su padre, que lo abraza, y la asociación parece simplemente cronológica, aunque no lo es.

    Al final, en un diálogo teosófico o espiritista con Kamala, el médium dice a Andrés que su deber es quedarse en la India, con su familia, pero Andrés se niega, sin explicar bien por qué, aunque cuando su primo Gauttam le dice que fue ella quien lo trajo para restablecer los lazos familiares, uno siente que el propio cineasta sabe que fue así. Las filmaciones que hacía Kamala, en Londres o en sus viajes de regreso a la misma India, son, quizá más que otras, las “fotografías” que llamaban a Andrés a estrechar un contacto que, por sí solas, apenas si sugerían. Como la propia película de Di Tella, y tal como lo ha reiterado ya tantas veces el documental contemporáneo, son rastros, la presencia de una ausencia. Lo admirable es que sean tanto una cosa como otra.


    Una fotografía aparte...
    El adolescente Andrés Di Tella con Jorge Luis Borges

    Andrés Di Tella es toda una personalidad en el cine argentino. Fundador de esa tribuna admirable que ha sido el BAFICI (Festival Internacional de Cine de Buenos Aires), hijo por vía directa de la llamada “generación del Di Tella”, un importante instituto cultural fundado por sus padres, suyas son las atinadas palabras con que concluimos esta entrada: “ (…) creo que el aporte que hace el documental independiente, ya sea que se llame político, o social, o no se llame nada, es más bien la recuperación de la comunicación persona a persona. Un documental independiente de un autor te habla directamente de alguien, no de una entidad, ni una entelequia, como puede ser un canal de televisión o un grupo social determinado, sino de un individuo[1].





    [1] María Eloísa Oliva, “Andrés Di Tella: ‘Lo personal es político’”, consultado en http://betatest.ubp.edu.ar/0009/0009_2.htm