• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Editorial Abril 2013




    ANDAR LA PALABRA: EL MES DE MARTA RODRÍGUEZ

    Por Santiago Andrés Gómez


    Marta Rodríguez, madre del cine documental en Colombia

    Como parte de los reconocimientos y documentales que el año pasado empezamos a hacer a grandes cineastas de nuestra nación, corresponde ahora, luego de las jornadas dedicadas a Víctor Gaviria el año pasado, rendir tributo a quien no por nada es bien reconocida como la decana del documental en Colombia, la señora Marta Rodríguez, quien durante ya casi cincuenta años ha dedicado todos y cada uno de sus días a la realización de un tipo de cine que, aunque tras intensas y memorables épocas de auge, hoy recibe algunos cuestionamientos o es considerado escépticamente por algunos, sigue ofreciendo, como si hubiera sido hecho esta mañana, pruebas de vigencia perdurable, justamente porque emerge de un país ocultado por los intereses del capital, un país bullente de vida, pero mancillado por el horror de un sistema político que en el registro de la lente de Marta tiene al más radical testigo de su ceguera.


    Chircales (Rodríguez & Silva, 1966-72)
    Un momento único en la historia del cine latinoamericano

    Entre el 11 y el 13 de abril, Marta y su compañero de trabajo por casi veinte años, Fernando Restrepo, estarán en Medellín compartiendo con su ciudadanía el último de sus documentales, No hay dolor ajeno (Rodríguez & Restrepo, 2012), y el sábado 13 recibirán de parte de la Corporación Madera Salvaje, en la Casa Museo Otraparte, a las dos de la tarde, la Lágrima de Fuego 2013, como reconocimiento a su tenacidad y devoción en el acompañamiento milagroso que ha hecho su cine al andar difícil pero esperanzado de los pueblos indígenas, mestizos y afro-colombianos, por casi medio siglo de coherencia, entereza humana y rigor intelectual. Por su parte, el viernes 12 de abril, a las diez de la mañana, en el auditorio Fernando Gómez Martínez del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, los realizadores Rodríguez y Restrepo atenderán un conversatorio con estudiantes y público en general que asista a la proyección de No hay dolor ajeno.


    Marta y su esposo y compañero de realización, Jorge Silva

    Durante todo el mes publicaremos textos relativos al trabajo de Rodríguez y sus compañeros, y a fines de año Madera Salvaje y Ojo Mágico estrenarán el nuevo capítulo de su serie Gracias por el cine, dedicado a Marta, Fernando y toda la gente de la Fundación Cine Documental. Sean estas jornadas la reivindicación de un cine de combate, un cine que no traga entero ni agacha la cabeza frente a los abusos del poder, que decide no hacer caso omiso ni permitir el fácil y execrable olvido de las poblaciones vulnerables, que atiende a las dignidades elementales y arrebatadas de la humanidad, que se pliega amorosamente a un escurridizo afán de contacto, al vaivén de los tiempos agitados hasta la inclemencia, el cine de esta mujer que a sus casi ochenta años sigue recorriendo el país, arriesgando su salud y su vida y enseñándonos el camino tortuoso que acaso andamos todos sin saberlo andar…


    Chircales (Rodríguez & Silva, 1966-72)