• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    La polémica de “Tres Caínes”




    EL PROBLEMA ES EL RÉGIMEN

    Por Santiago Andrés Gómez


    Tres Caínes... La barbarie hecha espectáculo no es de ayer
    Fuente: http://www.mundonets.com/tres-caines/

    Antes de decir cualquier cosa sobre la polémica que ha causado la serie de televisión Tres Caínes, o más bien como primera claridad, debo advertir que no he visto, ni veré, un solo capítulo de este programa, así como no vi ni un minuto entero de El Patrón del Mal, ni de Rosario Tijeras, ni de Las mujeres de la Mafia, ni de ningún producto televisivo, incluidos noticieros y hasta partidos de fútbol, desde hace ya varios años. Con esto espero que se espanten de la lectura de mi artículo no solo los fanáticos de la televisión, sino también los que piensan que es una alternativa para el entretenimiento y una herramienta en la construcción de ciudadanía, con todo y que se estén haciendo en este medio algunos de los productos audiovisuales (o sea, desde mi punto de vista, cinematográficos) más apasionantes y pertinentes de los últimos tiempos en el mundo.


    El Patrón del Mal parte en dos la historia de la televisión colombiana
    Fuente: http://www.semana.com/gente/articulo/lo-no-supo-el-patron-del-mal/325449-3

    En esto, una decisión personal, no hago concesiones. “La televisión es para pegar duro”, dice el profesor Germán Franco, Jefe de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, en una clase especial a la que afortunadamente pude asistir, pero eso habla justamente de la engañosa cualidad que tiene ese medio de promediar por lo bajo, de buscar con afán el gusto masivo con generalizaciones y simplismos. La amplitud enorme, la gran cobertura, parecen ser características ideales que la competencia global exige sostener, de modo que incluso canales regionales y locales no pueden hacer cosa distinta a someterse al veredicto numérico de la teleaudiencia, medido como en básculas de plaza de mercado. La consecuencia es que uno deba acusar lo más defendible en la televisión: su capacidad de aglutinar y generar consensos.

    Pero viendo de lejos es notable que la televisión nacional empezó a darse cuenta de que la realidad cotidiana tenía un interés especial para la población, y eso es irreprochable. Del, digamos, costumbrismo inmediato de Sin tetas no hay paraíso y Rosario Tijeras se pasó a la reproducción a escala de la intimidad noticiosa en El Capo y Las mujeres de la Mafia, y de allí a esas dos series que, en palabras de quienes las defienden, “documentan el presente” y que nos han puesto a debatir tanto en estos días sobre la legitimidad del “uso de la realidad” (no hay otras palabras para definirlo) con fines económicos y, aparentemente, nulo interés en sus repercusiones culturales: El Patrón del Mal y Tres Caínes; todo con una suerte de subienda en el rating que da pie a que se insista en que se produce lo que la gente quiere.


    Sin tetas no hay paraíso abrió la brecha de lo real como espectáculo
    Fuente: http://www.miblogdecineytv.com/2010/06/sin-tetas-no-hay-paraiso/

    Pero esa medición solo cubre lo que le interesa, y se aprovecha de ello. Es decir, por definición le da la razón a lo que la gente pida, sin atender a ningún examen adicional, tal como si uno pensara que mientras más violencia o injusticia hay en el mundo, es porque es buena. Y aun la perversión del rating es mayor: incide, como hiciera el viejo cine clásico de Hollywood en todo el mundo, en una visión estereotipada de la realidad, alimentando heroísmos masoquistas y martirologios complacientes en una población que, como lo demuestran otros formatos o géneros televisivos, como los reality shows o los espectáculos de Laura en América, se traga entero el cuento de la bondad y la maldad, y eso además sin importar para nadie otra cosa que figurar. Poco se piensa, pero es real, que lo único que uno quiere es mirar y que lo miren a uno.

    Acá miramos otra vez lo que en las noticias sabíamos que pasaba atropelladamente, y como señala Simón Posada en un texto excelente, aunque por varias razones polémico...
    (http://www.eltiempo.com/blogs/el_problema_es_otro/2013/03/soy-paramilitar-si-me-gustan-l.php ),
    las virtudes de todo relato demuestran que cualquier documentación de la realidad está mediada, aun cuando se tome como reproducción fiel de la misma. La pregunta o la queja que supone esta serie para todos los que la critican debería extenderse a los noticieros con mayor indignación, pues no es otra cosa que el mismo negocio de la violencia, del falso escándalo, de la creación de enemigos, del espectáculo del dolor ajeno, y eso sin los filtros que autorizan a cualquier guionista a demostrar que su texto es una versión de lo real, puesta al examen de un espectador menos crédulo ante la telenovela, o sea un poco más crítico.


    Julián Román, como Carlos Castaño, en Tres Caínes... La abyección como vehículo del lucimiento...
    Fuente: http://www.mundofox.com/personaje/carlos-castano-9189

    Es verdad que todos ponemos y quitamos a lo que vemos, incluso a los noticieros. Pero por eso mismo las protestas que se han levantado contra Tres Caínes se constituyen, quiéranlo o no sus impulsores, o sépanlo o no, en la invocación a otra forma de contar nuestra realidad. Sin duda, aunque algunos llamen a suspender la serie y a no contar cosas tan terribles pasado tan poco tiempo de las heridas a las que hace referencia, la búsqueda es por una televisión más seria y responsable, no solo guiada por el lucro. Nuestra labor ahora, y solo por eso escribo esto, es entender que detrás de una búsqueda de lucro hay una forma lucrativa, un discurso de lucro, un mercado de valores morales que precisamos acaso renovar, si no desmontar. No son los temas los que hay que evitar, sino esa mentalidad que nos hace disfrutar con el dolor del otro.


    2 comentarios:

    clau dijo...

    Santi, no sabés como me gusta que escribás y reflexionés sobre esto. Es la mirada de alguien como vos la que preciso para coincidir en opiniones como esta: "La pregunta o la queja que supone esta serie para todos los que la critican debería extenderse a los noticieros con mayor indignación (...)" La TV es un pudridero de los peores. Me pareció terrible todo lo que se comentaba en Colombia y que me llegaba de manera virtual cuando empezó la serie de Pablo Escobar, más no me parecía raro que se hiciera, mucho menos que fuera una serie de TV, algo comercial, con los agregados de merchandising que se publicitaron en su momento, álbum de laminitas incluido. Lo que si hubiera sido raro es que esto se hubiera hecho bajo el rigor de un registro documental. Vale, es decir, le doy valor al hecho de que en Colombia hayan sido capaces de contar nuestra propia historia, bien sea ficcionando a ciertos personajes, como lo muestra El Patrón del Mal, pero atreverse a contarla, a poner ante la mirada y las emociones de muchos aquel horror que bien recordamos nos tocó vivir, de frente o de rebote, pero que fue nuestra realidad por años, sobretodo en Medellín, y a la que le hicimos muchas veces el quite, porque de tan atroz era preferible olvidarla. El valor está en no dejar que se olvide. Te cuento que aquí en Chile están dando la serie desde principios del año y se convirtió rápidamente en un fenómeno de rating (está hecha para eso). Por ser colombiana todo el mundo me la comentaba, y yo en fin, con o sin argumentos no quise verla hasta que alguien me hizo el comentario de lo valientes que podemos ser como sociedad los colombianos de enfrentarnos así a nuestra historia, y ahí fue que tuve un quiebre en mi postura tan rígida de no querer ver esa serie que pensé era una más de la muy relamida narco-porno-miseria y una apología a Escobar. La serie tiene, como buen producto televisivo que es, de todo, lo bueno y lo malo. Y es aquí donde coincido con vos, tanta indignación debería dirigirse no sólo hacia series como esta sino a la TV en general con su banalidad y el morboso espectáculo que brindan noticieros, reallities y demás. Entonces mi cuento va en que aquí, desde Chile, donde como sociedad son incapaces de contar, ni siquiera de ver su historia reciente, donde la censura por parte de los dueños de los medios de comunicación a quien pretenda hablar, buscando verdades, sobre el el quiebre de la democracia, el terror del golpe de estado, la crueldad y manipulación de la dictadura de Pinochet, está aun muy presente: la semana pasada fue cancelado un foro en el Museo de la Memoria -vaya nombre- a propósito de una retrospectiva de Ignacio Agüero, sobre su documental "El Diario de Agustín", comprado por TVN -el canal de TV "público" para no ser exhibido NUNCA. Es desde este contexto que le doy cierto valor a que en Colombia se hagan series como esta. No justifico su ambicioso afán por el beneficio económico y la sobre-explotación casi apologética del delito y la maldad, por supuesto, preferiría que esto lo narraran muchos docuemntales, que fuera parte de los libros de texto que estudian los niños en escuelas y colegios, que se hablara a la hora de la cena familiar, que se educara para que a partir de ello no siguiéramos viviendo como en un carrusel de odio y violencia que no para nunca. Son nuestras verdades, nuestras heridas y las mantenemos abiertas, respirando, que es la única manera en que una herida se cura. Y nuestro labor, si es que puede pretenderse tanto, es resistir en el esfuerzo para que no sólo se cuenten historias de "grandes capos" sino esas historias perdidas de personas con más humanidad, valor y méritos que han sido silenciados unos tras otros dentro del mismo espiral de violencia. Ojalá tantas palabras y tantas imágenes sirvan para algo. C

    Madera Salvaje dijo...

    Clau, te respondo en este nuevo vínculo, nueva entrada...
    http://maderasalvaje.blogspot.com/2013/03/la-polemica-de-tres-caines-2.html

    Saludos, Santiago