• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Sobre un libro reciente



    TODAS LAS HUELLAS,
    O LA LITERATURA COMO LIBERACIÓN



    Por Santiago Andrés Gómez

    La Editorial Universidad de Antioquia acaba de publicar un libro de novelas breves llamado Todas las huellas, que, como he dicho en otro texto publicado en este blog sobre uno de los tres relatos que componen el volumen, cumple con un viejo deseo acorde, acaso, con el carácter propio que se oculta en el fondo de mi naturaleza como escritor.

    El viejo amor que tengo por novelas breves como El coronel no tiene quien le escriba o El perseguidor, Los cachorros o Aura, para mencionar solo ejemplos de los cuatro grandes del bum latinoamericano, fue un llamado a mí mismo, relativo al aserto de Baudelaire en su texto sobre Téophile Gautier en el que dice que un escritor debe cultivar el género más afín a su personalidad.

    Así, el lector encontrará en Todas las huellas relatos en los que la intensidad es dominante, sin ignorar cierta complejidad mayor, incluso en la trama, que alarga lo que en principio podría merecer la forma concentrada del cuento, pero que luego, por razones como esa intriga huidiza, que requiere de olvidos, y la engañosa ambigüedad de los personajes, exigía un arco narrativo más extenso.

    Los textos cuentan historias inspiradas en hechos reales que viví cuando niño en el colegio San Ignacio de Loyola, luego en mi primera juventud, en los años tórridos de la droga, y al fin en los últimos tiempos, luego de un crucial proceso de rehabilitación en el que, como indica la última novela, las preocupaciones abstractas y generales dieron paso a un proceder mucho más mesurado.

    Para su autor, sin embargo, estas novelas no son otra cosa que lo señalado en la frase que abre el libro: meras probabilidades. La faceta de la realidad percibida durante su experiencia de los hechos inspiradores, se asume como fuente de múltiples potencias, y lo relatado es así de temible como de inocuo. Los finales pretenden justamente, y aun en la muerte, liberarnos de su horror.

    Yo espero que lo disfruten.



    ENTRADAS RELACIONADAS (el libro se consigue en las librerías Nacional, Al pie de la Letra, y las de la Universidad de Antioquia en las sedes del Paraninfo, Cooprudea en el Bloque 22 de la Universidad y en el Edificio de Extensión Cultural)

    Sobre "Nido de gulungos"

    Sobre "No más justicia"