• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    En el FICCI 54: Beca Gabriel García Márquez de Periodismo Cultural de la FNPI


    LA RESPONSABILIDAD ACEPTADA


    Los maestros Héctor Feliciano y Jonathan Levi en la Casa Simòn Bolìvar (Cartagena)
    Foto: Álvaro Delgado / FNPI


    Contar la vida, en un sentido como de vivirla de verdad, es ya aceptado por los directivos y maestros de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) como una especie de consigna, muy relacionada, casi emanada, de la famosa idea de García Márquez de que la vida no es lo que tú vives, sino cómo lo recuerdas para contarlo.



    Los periodistas que tuvimos el privilegio de participar en la Beca Gabriel García Márquez de periodismo cultural 2014, estamos comprometidos con la tarea de reflexionar sobre nuestro oficio y al mismo tiempo de relatar en toda su complejidad y con todo su sabor las vivencias que propician diversos eventos paralelos, algunos dispuestos justo dentro de las actividades de la beca.


    Entre el miércoles y el jueves pasado estuvimos por la tierra donde surgió el universo de Macondo, el pueblo de Aracataca, y vimos "Tiempo de morir" (1985), de Jorge Alí Triana, con guión de Gabito, en la propia plaza central. Ahora se desarrolla a nuestro alrededor el Festival Internacional de Cine de Cartagena, y todo ello desborda las posibilidades de ser captado panorámicamente sin simplificarlo.




    Tiempo de morir (Triana, 1985), una cinta universal, que gana con el paso de los años


    Por el contrario, y es un secreto del tacto fácil de decir pero más difícil de dominarcontar algo, como señalaba el cronista Alberto Salcedo Ramos en una deliciosa charla que nos dio en el auditorio de la Casa Museo Gabriel García Márquez, en Aracataca, tiene que ver más con lo que uno elimina que con lo que uno al final cuenta de toda la experiencia. Estos días han sido un reencuentro con lo mejor que tiene el periodismo en su discreta, sabia tradición vital, ciertamente humanista.


    Gracias desde este sitio a la FNPI, que sostiene las banderas de un oficio que resiste y se adapta a los afanes febriles de la vida de hoy. Como decía Gabo: "En la carrera en que andan los periodistas debe haber un minuto de silencio para reflexionar sobre la enorme responsabilidad que tienen".



    Con Alvaro Delgado, fotógrafo de la FNPI