• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Cuatro textos de pensamiento político (1)


    EL MODELO ILUSTRADO DE ESFERA PÚBLICA



    Por Raúl Soto Rodríguez

    El modelo ilustrado de esfera pública hizo visible el mundo más allá de lo inmediato de nuestros sentidos, éste creció y se abrió en proporción a la palabra escrita y en relación con esta idea, cada acto y cada hecho generaban un acontecimiento que marcaba el presente de los hombres, condenaba su oscuro pasado y formulaba nociones de un futuro. En la mente tipográfica poco estuvo escondido o lejos, o restringido al conocimiento. Al aprender a leer y a escribir los hombres tuvieron la oportunidad de ejercer la libertad de opinar y de disertar, así lo menciona Neil Postman en su libro Divertirse hasta morir cuando se refiere al comentario de Lewis Mumford: “Más que cualquier otro mecanismo, el libro impreso liberó a la gente de la dominación de lo inmediato y de lo local”[1]. Además, comenta Postman, “ […] la imprenta promovió una definición de la inteligencia que otorgo prioridad al uso objetivo y racional de la mente y al mismo tiempo a formas de discurso público de contenido serio, lógicamente ordenado”[2]. Así nació un nuevo ciudadano, capaz de acceder al conocimiento, a la información necesaria para deliberar, disertar y generar escrutinio sobre cualquier asunto público usando un buen lenguaje como base de su argumentación.

    “Donde hay condiciones para los ciudadanos con autonomía individual, donde no hay temas proscritos, hay paridad de los participantes e igualdad de estatus, existe una esfera pública liberal”.

    Este momento histórico se vivió con gran fuerza en los Estados Unidos, entre los siglos XVII y XIX, las imprentas crecieron, las masas leyeron, los escritores fueron considerados héroes nacionales, la gente asistió a debates famosos como el de Abraham Lincoln y Stephen A. Douglas (1854- 1858), los cuales eran conducidos por horas como una feria, con banda y disponibilidad de bebidas alcohólicas. Dice Postman: “ [...] el empleo del lenguaje como un medio complejo de argumentación era una forma de discurso importante, placentera y corriente en casi toda actividad pública (…) debemos recordar que estaba integrado (el público) por los nietos y nietas de la Ilustración en su versión americana”[3]. Esto es el modelo ilustrado de esfera pública, de acuerdo con Jürgen Habermas, “un espacio de interacción social en donde los ciudadanos interactúan bajo el principio del debate racional de ideas”[4]: allí se hace visible el poder del Estado y éste se pone al servicio del interés común de los ciudadanos.

    Cabe anotar que en una sociedad donde el principal medio de conocimiento fue la palabra impresa “aquellos que podían leer se convertían, inevitablemente, en participantes de la conversación”[5]. Este periodo es nombrado por Postman como la “Era de la Disertación”: “la disertación es un modo de pensamiento, un método de aprendizaje y un medio de expresión”[6]. Donde hay condiciones para los ciudadanos con autonomía individual, donde no hay temas proscritos, hay paridad de los participantes e igualdad de estatus, existe una esfera pública liberal.




    [1] Postman, Neil. Divertirse Hasta Morir. Ediciones de la Tempestad. Traducción de Enrique Odell. Barcelona, España. 2001. p38.
    [2] Ibíd., p56.
    [3] Ibíd., p52.
    [4] Bonilla V, Jorge Iván. La Esfera Pública Liberal. Documento de presentación en clase pdf, p8.
    [5] Op. Cit., p67.
    [6] Ídem.