• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Cuatro textos de pensamiento político (2)


    CUANDO SE HACE VISIBLE EL PODER



    Por Raúl Soto Rodríguez

    Lo que hace Wikileaks al filtrar “información de Estado” es develar de forma contundente el secreto que alimenta desde muchos lugares del mundo el panóptico que Estados Unidos ha creado para controlar la política de otros países, y esto va desde el trabajo que realizan sus diplomáticos, pasando por el espionaje, la intriga, la imputación, la manipulación y la conspiración, hasta llegar a la acción coercitiva de sus ejércitos en misiones por fuera de casa.

    En el diario El País, de España, Javier Moreno, publica un articulo donde se resalta: “El interés por los papeles de Wikileaks se explica porque revelan como nunca antes hasta qué grado los políticos de occidente han estado engañando a sus ciudadanos”[1], y aunque de este engaño muchos sospechaban, jamás la opinión pública tuvo en sus manos tantas pruebas de una manipulación. Estas abundantes revelaciones, más de 250.000 mensajes del Departamento de Estado de los EU, han comprometido la credibilidad de las bases éticas de transparencia y honestidad que sustentan el sistema democrático, y por las cuales EU se autoproclama “Guardián de la Libertad”. En el libro El Futuro de la Democracia, Norberto Bobbio describe cómo Immanuel Kant consideró en su momento, como concepto fundamental del derecho público, el siguiente principio: “Todas las acciones referentes al Derecho de otros hombres cuya máxima no es susceptible de ser publicidad, son injustas”[2]. A lo cual viene la pregunta: ¿qué tan justo es el actuar del estado norteamericano cuando las razones que sostienen su infiltración en otros estados están basadas en mentiras que ocultan su verdadera intención?

    Las revelaciones hechas son un escándalo mundial. Y aunque la mayor parte de los cables no tienen información relevante, casi 15.000 son considerados como archivos secretos, con abundante información para clarificar episodios graves que han quedado oscuros en la historia reciente de la humanidad. Dice Bobbio con respecto al escándalo: “El momento en que nace el escándalo es el momento en que se hace público un acto o una serie de actos que  hasta ese momento se habían mantenido en secreto y escondidos”...[3], pero más allá de la trascendencia o no de la información, lo que sí se aprecia con claridad y como patrón es la forma vulgar y descarada con la cual los representantes de este gobierno miran al resto del mundo, estos cables denotan muchas veces un trato descortés, inapropiado y malintencionado que no corresponde al lenguaje que debe usar la diplomacia internacional.
    A lo cual viene la pregunta: ¿qué tan justo es el actuar del estado norteamericano cuando las razones que sostienen su infiltración en otros estados están basadas en mentiras que ocultan su verdadera intención?

    A lo cual viene la pregunta: ¿qué tan justo es el actuar del estado norteamericano cuando las razones que sostienen su infiltración en otros estados están basadas en mentiras que ocultan su verdadera intención?

    Pensar si es bueno o no el que se filtre información secreta de los estados es un tema que riñe con la libertad de prensa y el derecho a estar informados. Noberto Bobbio plantea que los hombres tenemos una memoria débil y que “ […] debe existir alguien que asuma la tarea de representar la memoria colectiva y por tanto ayude a entender sin olvidar”[4]. Wikileaks nos ayuda a entender como funciona el lado oscuro de los estados, algo que nos ubica en donde vivimos y que no podemos olvidar.



    [1] Moreno, Javier, Lo que de verdad ocultan los Gobiernos. El País. España. 19 de diciembre de 2010.
    [2] Bobbio, Norberto. El Futuro de la Democracia. Ed.Fondo de Cultura Económica. Bogotá. 1992. P. 70.
    [3] Ibid. P. 71.
    [4] Ibid. P. 82.