• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    La lección salvaje (3): Radicales libres


    UN DIÁLOGO CON RAÚL SOTO: “YO A RATOS CREO QUE MI TRABAJO ES INVOLUTIVO”



    Los invitamos a LA LECCIÓN SALVAJE, un ciclo de charlas y proyecciones, todos los miércoles del mes de octubre, a las 8: 30 pm en la Casa Museo Otraparte (Envigado), sobre lo que la experiencia de la Corporación Madera Salvaje tiene para ofrecer a los realizadores audiovisuales y el público de Medellín en sus primeros veinte años de vida.
    Dirección
    Cra 43A N° 27A Sur - 11. Avenida Fernando González Envigado – Colombia
    Teléfono: 448 24 04:
    Este miércoles, 22 de octubre 
    RADICALES LIBRES: "La ciudad detrás de los espejos" (2009) y “Tratado sobre la mentira” (2014) / Conversatorio con Raúl Soto y Santiago Andrés Gómez


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009): "Una ventana que todavía no se cierra".

    ¿Cuál es la trayectoria de Raúl Soto en el video?

    Mi trayectoria en lo audiovisual se inicia desde niño, recuerdo que una vez fue al barrio (el barrio Boyacá, al norte de la ciudad), a la casa de mi vecino del frente, un misionero de la comunidad de la Consolata, Leonel Narváez Gómez, que proyectó en 8mm imágenes de su trabajo en el África, yo era muy pequeño, tendría siete años cuando mucho, me quedé pasmado ante lo que veía, y me capturó ver el proyector girar con el celuloide y la luz intermitente y por supuesto las imágenes de las tribus africanas, no había sonido, el misionero narraba y para mí se abrió una ventana que todavía no se cierra y por la cual he podido ver y conocer el mundo. Luego, recuerdo que mi amigo y vecino Gabriel Amaya Gómez (casa donde llegó el misionero) después de unas vacaciones que tuvo donde unos primos en Itagüí, trajo un artilugio sencillo y sofisticado, gracias a una caja de cartón, una bombilla y una lupa, proyectábamos en las paredes de mi casa imágenes que dibujábamos mi hermana Gloria y yo en papel al cual luego le untábamos mantequilla, y así contábamos historias de animalitos, de vecinos, de cualquier cosa y hasta cobrábamos a otros amiguitos por ir a ver todo esto.


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009): "Darle voz a los que históricamente no han tenido voz ni parte ni arte"

    ¿De dónde surge La ciudad detrás de los espejos? ¿Qué es este documental?

    Hace algunos años estaba muy conectado con una organización llamada Red Juvenil de Medellín, desde allí hacíamos campañas en contra del conflicto armado en Colombia, en contra del reclutamiento legal e ilegal de jóvenes para la guerra, en contra de las causas estructurales del conflicto y trabajábamos desde una postura política que es la No-violencia activa, hacíamos acciones directas no violentas, que buscaban por medio del performance y la toma del espacio público generar una reflexión sobre algo con lo cual no estuviéramos de acuerdo. Allí hice un primer trabajo para reflexionar sobre la práctica que tienen las Empresas Públicas de Medellín, de desconectar a la gente que no paga, y de esta forma condenarlas por ser pobres a tener una pobreza aún mayor que es la de la miseria, luego de este trabajo decidimos hacer otro trabajo que generara indignación y pudiera reflexionar el porqué la gente de nuestros barrios populares es tan pobre y así nace La ciudad detrás de los espejos. Varias de las personas que hacen parte del documental son las personas con las cuales trabajaba políticamente en ese tiempo, y ellos, más que yo, estaban convencidos de que nuestra ciudad es vista por todos bajo el embrujo de un espejismo, y de eso se trata este documental, de correr el velo y de reflexionar, o por lo menos darle voz a los que históricamente no han tenido voz ni parte ni arte en el desarrollo de nuestra ciudad. 


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009): "He realizado cerca de ochenta documentales para televisión"

    En estos veinte años de experiencia como periodista y realizador de video, ¿cómo ha evolucionado tu visión de la realidad, tanto local como mundial?

    Creo que pese a crecer en un barrio popular tuve la fortuna de tener unos padres a los cuales les gustaba mucho que yo estudiara, y creo que por este gusto por el estudio y la lectura y el no aprender a bailar me salvé de la suerte que tuvieron cerca de 60 amigos míos de mi infancia y adolescencia. Luego unas buenas notas en las pruebas del ICFES y la influencia de mi madre Lola para que no estudiara en la Universidad de Antioquia me llevaron a ingresar en la Universidad Pontificia Bolivariana, y creo que este fue mi primer impacto con una realidad distinta a la que yo vivía en mi barrio. Me di cuenta de que existía otra ciudad y de que muchos de los códigos que regían el estilo de vida de mis compañeros bolivarianos no me pertenecían, allí tuve la suerte de hacer amistad y compinchería con unos amigos bastante iconoclastas con los cuales empecé a andar por la ciudad. Al rato con algunos de ellos se formalizó la Corporación Madera Salvaje que hoy nos convoca de nuevo. El periodismo que aprendí en la universidad y que luego apliqué como reportero gráfico del periódico El Mundo de Medellín ha sido una autopista por la cual transité mucho tiempo, le digo autopista porque a ratos siento que va a mucha velocidad y no se detiene a reflexionar ni a pensar, sólo a informar e informar para llenar de realidad espectacular los diferentes espacios de nuestra esfera pública. Por suerte y gracias a mis amigos de Madera Salvaje conocí al director de cine Víctor Gaviria, y pude trabajar mi practica de la universidad en su película La vendedora de rosas, este hecho sin duda alguna fue el inicio de mi etapa como documentalista y fotofija. Después de La vendedora de rosas he participado en cinco largometrajes más y he realizado cerca de ochenta documentales para televisión, del cine puedo decir que me dio la técnica, el método y el rigor para entender que esto de contar historias es algo serio por divertido que parezca.


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009): "Me gusta ante todo comunicar, y tratar de ser claro".

    ¿Qué esperás de tu labor como realizador, en un sentido social? ¿Y qué hacés para conseguirlo?

    Yo a ratos creo que mi trabajo es involutivo, que el documental va para un lado y yo me devuelvo en el tiempo para verlo, sentirlo y contarlo como se hacía hace muchos años. No me gusta especular, no me gusta ser parte del documental, quisiera solamente observar y compartir las imágenes con otros, me gusta ante todo comunicar, y tratar de ser claro, que lo que se diga sea real, que lo que se vea sea real, que la cámara no sea más protagonista que los personajes, que sólo los acompañe y sean sus acciones las que lleven la fuerza de la historia. El gusto por la imagen lo tengo desde pequeñito, lo nutro con muchos autores, con la compañia de muchos amigos fotógrafos con los cuales he aprendido a observar y cazar imágenes e historias, lo nutro también con la terquedad de no estar satisfecho hasta que la historia que busco esté en mi poder. Para mí las costumbres colombianas y la realidad de los oprimidos y las minorías, su resistencia y su rebeldía se convirtieron en el tema principal de mis trabajos.


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009): "Creo que todos estamos de acuerdo en que el mundo está enfermo"

    ¿Vos creés que se pueda decir que Madera Salvaje tiene, o tuvo o mantiene una visión política? ¿Cuál sería el aporte de Madera Salvaje a la sociedad? 

    Madera Salvaje es un colectivo de amigos realizadores muy ambiguo, hay mucha diversidad en su interior, tal vez la política sea lo más transversal a nuestro proyecto de vida, creo que todos estamos de acuerdo en que el mundo está enfermo, pero todos, pese a que nos dedicamos a lo mismo, tenemos formas muy diversas de ayudar a aliviarlo y en un mundo tan complejo como el actual esto es muy válido. Creo que Madera Salvaje se debe enfocar como colectivo en el apoyo a muchos jóvenes que hoy se inician en el audiovisual  y no tienen la oportunidad de entrar a una universidad y formalizar sus estudios. Madera Salvaje nos ha ayudado a luchar y a soñar por Colombia, a ver a nuestro pueblo más allá de las noticias, a sentir a flor de piel nuestro país, eso tal vez no sea un aporte para la sociedad, lo es para el que lo vive, en mi caso me acompaña todo el tiempo.


    La ciudad detrás de los espejos (Soto, 2009)
    SINOPSIS - Este documental es una mirada amplia de la ciudad que no brilla, vista desde la pobreza y la falta de desarrollo, que en muchas ocasiones no hace parte de los planes del Gobierno, dedicado al pueblo que tiene que levantarse dinero para sobrevivir como sea, haciendo lo que sea, y en un deterioro muy grande de sus derechos e incluso de su dignidad.


    Tratado sobre la mentira (Gómez, 2014)
    SINOPSIS - Filme ensayo en torno a la manipulación mediática en Colombia, especialmente en Medellín, centrado en el caso del diario El Colombiano, de gran influencia en esta ciudad. La película emplea diversas estrategias de representación, entre ellas la ficción, para especular sobre el modo en que se construye la idea del conocimiento de lo real en la sociedad: siempre a partir de una palabra y una imagen condicionadas, y sobre el supuesto de una ilusoria "transmisión" de los hechos.



    Raúl Soto: radicales libres
    "Creo que Madera Salvaje se debe enfocar como colectivo en el apoyo a muchos jóvenes que hoy se inician en el audiovisual  y no tienen la oportunidad de entrar a una universidad y formalizar sus estudios. Madera Salvaje nos ha ayudado a luchar y a soñar por Colombia, a ver a nuestro pueblo más allá de las noticias, a sentir a flor de piel nuestro país, eso tal vez no sea un aporte para la sociedad, lo es para el que lo vive, en mi caso me acompaña todo el tiempo".