• Espacio de difusión y debate sobre el video y el cine nacional, y sobre temáticas relacionadas. Tribuna abierta a la diversidad y plataforma de discusión estética y política.

    Editorial Noviembre 2015


    HIJOS DE UNA RESISTENCIA CONTEMPORÁNEA
    Manifiesto de colores


    Me Resisto a los Organismos Genéticamente Modificados (me duele y hace daño consumir Maíz y Papa de laboratorio), me resisto a la expansión urbana hacia las periferias (con o sin licencia), me resisto a los MegaProyectos MineroEnergéticos (que siguen desplazando mis/nuestros nativos y campesinos), me resisto a este modelo de consumo desmedido (de productos, servicios; deshumanizador y que desplaza los/nuestros principios).

    Por Juan Ceballos
    @ceballosjuan


    El Sol cae sobre el primer sábado de Feria de las Flores 2015, y un día antes, me encontraba caminando sobre el centro de la ciudad, salgo entonces del Parque Bolívar y recibo un folleto que apareció como solución a una cuestión que venía pensando días atrás. Sentado estoy aquí ya, narrando un corto de vida, de pensamiento, desde la ladera centro oriental bajo un árbol de mangos –Mangifera Indica-, dando inicio de esta forma, a una crónica con tinte de tarde oscura para las estrellas y como aquel arrojado por el atardecer del desaparecer por el día de hoy, en este despejado Valle del Aburrá. 
    Como les venía contando, este sábado y durante otros días de la semana, se encontró de paso por la casa, una prima paterna, que Emiliano, Nicolás, Nicole, Carolina y por supuesto, quien escribe, estimamos enormemente, un afecto fortalecido en el Amor de un Padre Creador, un Hijo Servidor y una Madre Universal y entregada, una Peregrina de Fe inquebrantable. En la muerte y su misterio, en el paso de la sociedad y el individuo a la sociedad y al individuo para llegar a la muerte, esa como la que llegó hace algunos días a la abuela maternal de mi esposa, una de las hijas más Amada por Dios y sus Hijos, esa fue, la bella muerte, un gran punto de encuentro con aquella peregrina del Amor y la Fe. 

    Defino esta crónica desde una resistencia en obediencia a unos principios materiales y físicos, éticos o personales, familiares o religiosos, base estos de una creencia o cultura, con jerarquía u algoritmos geométricos, en definitiva como nos lo han hecho ver constantemente los nativos del sur centro y norte de América, y nuestros abuelos en sus prácticas, al cumplir normas básicas de convivencia para la buena vida del interior y del, hacia exterior. O simplemente como dice aquel cantante que murió en abril de 1973 en la cúspide de su carrera profesional y como padre: “Cuando Dios hizo el edén pensó en América”. Aunque por otro lado, Tiro de Gracia en este mismo tema, versión hip hop, nos recuerda una contemporaneidad y empalme generacional que podríamos observar también en las letras del Residente Calle 13, de la Mierda a la Esperanza. En armonía con este mismo artista, procederé a Definir Resistencia desde el Diccionario de la Real Academia Española, R. A. E. RESISTENCIA: (Del lat. resistentĭa). 1. f. Acción y efecto de resistir o resistirse. 2. f. Capacidad para resistir. 3. f. Conjunto de las personas que, clandestinamente de ordinario, se oponen con violencia a los invasores de un territorio o a una dictadura. 4. f. En el psicoanálisis, oposición del paciente a reconocer sus impulsos o motivaciones inconscientes. 5. f. Electr. Dificultad que opone un circuito al paso de una corriente. 6. f. Electr. Magnitud que mide esta propiedad. Su unidad en el Sistema Internacional es el ohmio. 7. f. Electr. Elemento que se intercala en un circuito para dificultar el paso de la corriente o para hacer que esta se transforme en calor. 8. f. Mec. Causa que se opone a la acción de una fuerza. 9. f. Mec. Fuerza que se opone al movimiento de una máquina y ha de ser vencida por la potencia. ~ pasiva. 1. f. Renuencia a hacer o cumplir algo. 2. f. Mec. La que en una máquina dificulta su movimiento y disminuye su efecto útil; p. ej., el rozamiento, los choques, etc.

    Foto: http://www.telemundo33.com/2014/04/30/denuncian-amenazas-contra-mas-de-200-indigenas-del-sur-de-colombia/

    Decido entonces sentarme debajo de ese palo de mangos y tomar el lápiz y el cuaderno ya preparados para contar esta historia de resistencia, es aquí cuando se me acerca un personaje de unos 27 a 35 años, que además de declarar poseer un demonio, llega con un litro de licor barato y nos sentamos a conversar unas 4 horas sobre la vida y su definición de sobreviviente urbano, llamándome la atención que tenía en su historial, unas 100 familias reconectadas de los servicios públicos básicos, no precisamente por haber cancelado la deuda de la factura, por lo que fue interesante escuchar algunos ejemplos de los miles de miles de desconectados en nuestra ciudad. Además me asombró de él, llegar a concluir, que tenía la capacidad de sacar un cable con energía para una radio, desde una línea directa. Ese personaje me remontó a la infancia, adolescencia y juventud en el costado nor oriental del valle de aburrá, donde el microtráfico, sostuvo y aún sostiene las estructuras reales de poder, desde aquellos años posteriores a la bonanza del narcotráfico, hasta la expansión de la industria y el comercio de bienes y servicios donde el campesino migró a las ciudades para posterior seguir sumándose esta carga urbana, por el conflicto armado nacional, pasando por el paramilitarismo y posterior aparición-definición-conceptualización de bandas criminales o grupos armados organizados al margen de la ley, donde el eje histórico recae nuevamente en la necesidad de poder de estas estructuras para el control de las drogas en las crecientes urbes de la nación y fuera de esta, para ahora los mismos grupos ingresar, al negocio de la explotación de los recursos naturales, directa o indirectamente. 

    Hasta ahora, se viene promoviendo una campaña de división de la identidad de patria, se ha creado con esto, una cultura de desconfianza nacional y la implementación de un modelo o pensamiento de desarrollo exterior ya fallido en la práctica por otras naciones, para aumento de esto, han influido a un ritmo acelerado, los sistemas televisivos, tecnológicos y digitales, reflejando el sacrificio temporal a la productividad real, personal y/o familiar, que garantiza la continuidad de un sistema económico, político y/o personal o individual. 

    Es decir, en la actualidad se vive una resistencia real en las periferias y en los campos, por quienes nos consideramos parte de la transición de una generación que lucha entre no permitir las mismas estructuras corporativas externas e internas de corrupción, a las convencidas en comunidades y familias dignas con el entorno natural y guiados por los modelos propios de la geografía y la cultura, que regresan del miedo a la esperanza en una Colombia Soberana, cuya memoria del pensamiento de origen aún se respira y se consuma en la práctica de las costumbres y tradiciones. Su monetización en el mundo contemporáneo, se divide entre explotar sin tocar y explotar tocando, exigiéndonos superar la conciencia de lo que representa para nosotros ese territorio propio. Si somos detallistas, lo podemos observar no solo en quienes realizaron, una de las últimas producciones audiovisuales más bien realizadas sobre las riquezas naturales-ambientales colombianas, sino también en el detalle del trabajo conjunto en la producción de la legislación nacional minera en sus comienzos, impulsados por intereses internacionales corporativos y demás desarrollo de la política económica, pública nacional, que se viene desarrollando desde hace ya varias ejecuciones presidenciales para la exploración y explotación a gran escala de los recursos naturales, biológicos e hídricos de la nación, que se incrementó en el tiempo de la apertura a la inversión extranjera, se pausa en la resistencia campesina, para concluir en la expedición de normatividad durante los últimos dos años, logrando así, agilizar los trámites de expropiación por vía judicial de los títulos de propiedad que se encuentren en predios de proyectos de interés nacional y que se rehúsen abandonar, para hallar que constantemente, hacen parte de un bolsillo familiar o corporativo internacional, hasta llegar aquí, al punto de la firma de los acuerdos que se llevan en Cuba para el dejamiento de armas y regularización del conflicto armado entre el gobierno nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, donde aspiro llegue este escrito para claridad de pensamientos, puesto la minería y las hidroeléctricas han cambiando algunos panoramas desde que salieron del monte los negociadores, para esas bellas y calurosas costas. Es así entonces, que no es permitido por el Pueblo Colombiano, que tan intocable tema, como lo es la cesión legal del país a los explotadores extranjeros, y que las mismas estructuras guerrilleras y paramilitares estén funcionando a su alrededor y soporten parte de su operatividad, en el comercio de tan sagrado mineral para nuestros pueblos, más allá inclusive, de soportar sus estructuras en la sagrada planta de la Coca, mambe o Ayo para su procesamiento químico: punto de encuentro este, en la desviación histórica cultural que  ha hecho fortalecer y a su vez desvanecer, la imagen de una esperanza que sigue aún Viva latiendo; por lo tanto, no solo, no es permisible que algunas dinámicas armadas irregulares y regionales, estén dadas e impulsadas por la especulación y compra de este comoditie, sino que es mucho más reprochable que se esté alentando por estos grupos, la ocupación territorial para la explotación a gran escala de montañas y ríos, una realidad que existe más allá de nuestras laderas, en cada una de estas ciudades de capital.

    Foto: http://www.wikiwand.com/es/Chenopodium_quinoa

    Mi padre fue asesinado en el tiempo de pablito y mi Madre inició un camino de formación como muchas de las madres que aún viven y que día a día se hacen, para llegar a un camino de Fe y Oración constante desde la humildad de su obrar, mi hermana siguió su camino y yo crecí a su lado para heredar un ejemplo de raíces Cristianas en la fe. Luego de formar mi carácter en 8 años de educación pública, realicé los últimos 3, en el Seminario Menor de la Arquidiócesis de Medellín y salí a educarme en Derecho en la Universidad Autónoma Latinoamericana, de la mano del inicio con termino fijo para un camino de auto investigación político electoral sobre las divergencias conceptuales, filosóficas y prácticas de esta, para nuestra cultura criolla o nativa. Llegué a ser candidato a diferentes organismos de representación popular y universitaria; aquí la reflexión fuerte, recayó sobre lo consecuente que es el sentimiento egocéntrico, de poder y económico que se presenta en las estructuras de organización para la distribución del poder, público o privado, privado o público, de un pedazo o de migajas. Formado en 2 y 3 semestres respectivamente, en filosofía y ciencias políticas; tatara nieto, nieto, hijo, esposo y padre, afianzado en la alta montaña de la cordillera occidental que se dibuja sobre el pacífico colombiano y un fiel convencido en lo discurrido desde 1860 por Ferdinand Lassalle, de que ni Constitución tenemos, solo la Esperanza de un Pueblo Consciente. 

    […] Solo un pueblo escéptico sobre la fiesta de la guerra, maduro para el conflicto, es un Pueblo maduro para la paz. Estanislao Zuleta 
    – Sobre la Guerra. 
    Tomado de Exposición sobre procesos de paz, en 
    Museo Casa de la Memoria. 
    Medellín-Colombia-Suramérica. Agosto de 2015

    Cuatro días antes de iniciar la escritura de esta crónica, viajaba hacia el río samaná, formado por cuencas de un ecosistema único perteneciente a la cordillera central de los Andes, el objetivo del viaje; acompañar y conocer de cerca, el conflicto social y futuro daño ambiental del proyecto hidroeléctrico Samaná, cuya inundación y área de cubrimiento del proyecto, equivale alrededor de 1.200 hectáreas, proyecto catalogado de gran generación e interés nacional, perteneciente a las arcas del grupo empresarial Argos y con la que se hace un cerramiento de cordillera en conjunto con las MegaHidroEléctricas del Huila (Quimbo), HidroSogamoso en Boyacá e HidroItuango sobre el cauca, (Todas muy útiles para el procesamiento de minerales metálicos) esperando en esta línea, el licenciamiento y puesta en marcha de otro proyecto de gran envergadura como Cañafisto en el Suroeste Antioqueño, algunos de estos, privados con capital nacional y extranjero y otros públicos o mixtos con extranjeros. En este mega proyecto hidroeléctrico sobre uno de los últimos ríos libres de Antioquia (Muchos otros afluentes están intervenidos o en proceso para la concesión de aguas a privados para su explotación con hidrocentrales de menor capacidad u otros fines industriales), se ha obtenido una fuerte resistencia rural sobre el municipio de San Carlos para su No realización, siendo este uno de los 4 municipios de influencia, entre ellos San Luís, Caracolí y Puerto Nare, cada uno con dinámicas propias, que sostienen una gran riqueza natural, gran potencial cultural y arqueológico, sin olvidar porsupuesto el afianzamiento de la identidad de territorio por la actividad económica o arraigo que se ha gestado luego de los reiterados desplazamientos del conflicto armado en Colombia por el narcotráfico y ahora sumándose al nuevo conflicto, esta explotación a gran escala de los recursos naturales. Por lo tanto ha de entregarse materialmente de forma centralizada y legal, posterior a la firma de los acuerdos en la Habana, la titularidad del país. Esto es como ver la misma expansión urbana y de invasión sobre algunas laderas de las ciudades capitales, en algunas sin permiso de construcción y en las otras, con licencia para urbanizar, que para observar en el valle de aburrá, se ha realizado a un nivel acelerado y peligroso, no solo por la concentración de partículas contaminantes en la atmósfera, sino por la humedad de las laderas y su inestabilidad para soportar gran cantidad de estructuras metálicas y foráneas. Aquel viaje transcurrió de forma tranquila, soleado con personas y amistades muy agradables, que de común acuerdo, en las conversaciones del camino, definimos haber aportado la sangre suficiente para poder disfrutar de territorios naturales, sin más o nuevos miedos, amistades que por su origen de familia, participaron sufriendo, la cuota que el momento histórico reclamó a los diferentes actores que han tenido las guerras del territorio nacional a través de las armas. 




    Foto: http://www.unperiodico.unal.edu.co/uploads/tx_flstaticfilecache/www.agenciadenoticias.unal.edu.co/var/www/web/agencia/ndetalle/cat/video/article/simulador-matematico-permite-medir-la-contaminacion.htmlcache.html

    El caminar un país, sirviendo como individuo para propósitos colectivos de las comunidades Afros, Nativas, Urbanas y Campesinas, para constituyentes, ciudadanos sujetos de derechos estatales y/o pre antiguos, me permitió perspectivas orgánicas y estructurales en la configuración del actual Estado Social de Derecho, sistema por el que se rige la República de Colombia, permitiendo además identificar desde el Corazón del Mundo (Sierra Nevada de Santa Marta), como estos y otros pueblos de origen, pasan en este mismo ejercicio de conocimiento por las enseñanzas para la vida y que son salvaguardas identificables en los mayores de la Amazonía y en otros sabedores del mundo, del cuestionamiento por el cual nos levantamos día a día; existir y vivir para sostenernos. 
    Manifiesto entonces que parte de la solución a la búsqueda de la tan mencionada Paz y a la participación ciudadana para la construcción de Estado, está más allá de la filiación a una organización y/o movimiento político, está muy profundamente guardado en ese sentimiento de Patria por el que vivieron y murieron nuestros abuelos, nuestros ancestros, ese mismo que es manoseado actualmente para la generación de confrontación interna social y de pensamiento, ese mismo que se esconde detrás de una pantalla, de una voz, de unas letras inducidas; inducciones al consumo y a la vida conforme, sobre la preocupación diaria, sobre los miedos, sobre el consumo, sobre los instintos. (1). 

    Fueron también 12 años de labor en asistencia absoluta al habitante de calle de la ciudad de Medellín, desde donde hace ya un par de meses, se responsabiliza una merecida nueva generación que continúa con el objeto de servir (Si acaso las fuerzas armadas actuales no aniquilan nuestros esfuerzos de servicio, señalados de torpedear el intento de eliminar esta población de la ciudad contando con las políticas públicas y esfuerzos municipales respectivos), una generación a la que le ha tocado confrontar la realidad del ataque social y cultural de la ciudadanía para con una población que solo es reflejo de los efectos del narcotráfico, microtráfico y del sistema de consumo global. Es curioso recordar la experiencia de 2009, donde organicé mi vestuario como un completo habitante de calle y durante 3 días, vivir consciente en la calle, del rechazo social que se tiene a un problema que es de utilitarismo global y cohabita en y con nosotros. Puedo decir hoy entonces que la “evolución” en la explotación industrial y a gran escala de los recursos naturales en Colombia y América, es como la tenencia de armas automáticas por grupos particulares y con jóvenes al servicio en la ciudad y por todo el valle de aburrá, tal cual a lo vivido en otro momento histórico, donde observaba el conflicto armado urbano y la guerra por fronteras desde mis laderas, en aquel entonces con armas caseras y otras no tan tecnificadas, ahora todo está bajo control de las armas de fuego, legales o ilegales, en lo urbano o lo rural, por narcotráfico, minería o por las dinámicas clásicas de rapiña al bolsillo de los contribuyentes. 



    Hace un par de meses, en uno de los recorridos usuales desde hace 12 años, de los que se sostienen los jueves en la noche para compartir el Agua-Panela y el pan con aquella población rechazada, me encontró un Perro de Raza Criolla de Ojos azules y color achocolatado al que nombramos Wonka, que solo permaneció en la tierra esos dos meses de vida, más las últimas 3 noches que estuvo con nosotros, aquel canino dejó una huella de nobleza y humildad en nuestro hogar. Pocos días después de aquel fugaz pero significativo encuentro, se presentó una confrontación directa con la Policía Nacional por agredir a población de la calle y mujeres del grupo con el que iba, se me capturó luego de ejercer fuerte violencia y judicializó, declarándose al día siguiente, una captura ilegal por exceso de fuerza policial, que arrojó 12 días de incapacidad medico legal para mi persona. En otras ocasiones se habían presentado confrontaciones argumentativas frente a la defensa de la asistencia humanitaria a esta población, misma que ahora se encuentra violentada en sus derechos humanos y constreñida inclusive, sobre el Derecho Internacional Humanitario, toda vez que se encuentran recluyéndolos en centros de atención mental y reposo contra la voluntad y bajo medicación permanente. En la actualidad existen alrededor de 1000 sujetos en estas condiciones y otras decenas, muertos en el transcurso de los diferentes operativos de control, por parte de la fuerza pública. Misma fuerza, a la que se le ordenó presidencialmente hace un par de años, desmantelar las casas de vicio, obteniéndolo sobre las fachadas, pero estas, que albergaban entre 300 y 500 sujetos por casa, trasladaron el negocio del consumo y microtráfico a las calles, haciéndose más visible la situación, logrando que por contaminación paisajística y realización de eventos internacionales como la Asamblea de la Organización Mundial del Turismos en su versión 21 hace un par de semanas, se haya alimentado una cultura de exterminio, promotora del ataque mediante refrendas ciudadanas. Es entonces que durante los últimos años venimos acompañando una población que ahora sufre de agresiones directas de la administración pública, de la fuerza pública y del público, por el simple hecho de estar al descubierto del ojo ciudadano. Recuerdo así que aquella tarde en la que se pronunciaba la Sentencia que emitía la juez sobre mi libertad, caía el sol y reposaba en mi, la tranquilidad de haber actuado como la verdad lo exige, mismo principio que impulsa a registrar estas letras sobre papel, para leer y contar. 

    Una demanda contra AngloGold Ashanti (Proyecto Minero A Gran Escala “La Colosa” – Cosa Horrorosa), Cajamarca – Tolima, Cordillera Central. Otra contra Gran Colombia Gold (Proyecto Minero a Gran Escala), Marmato – Caldas, Cordillera Occidental. Sobre el Río Apaporis entre Vaupés y Amazonas, la demanda al proyecto de la Multinacional Canadiense, Cosigo Resources. La demanda a la multinacional maderera que pretendía desertificar el pacífico para madera y minería, entre otras acciones en diferentes territorios, han dejado como experiencia, el entendimiento sobre la capacidad de Amar y Resistir de quien habita y vive su Territorio, tanto de grandes poseedores de tierra como campesinos simples, nativos sencillos o consejos comunitarios organizados, de igual manera, este ejercicio me ha logrado mostrar la capacidad de unificación que tienen los pequeños mineros de la patria chica, para explotar sus territorios, defenderse del riesgo trasnacional y la voluntad de acogerse a parámetros gubernamentales de nivel local para las restricciones de la actividad minera. El modelo empírico del maestro Orlando Fals Borda, ayuda a recoger las enseñanzas y aprendizajes, en una proyección calculada desde lo político, jurídico, mediático, económico, social y ambiental en este país de dinámicas cambiantes, que soportado en los miedos y debilidades de la consciencia colectiva por egos organizacionales, sigue su curso cohonestado por grupos al margen del pueblo, del Constituyente Primario.


    Foto: http://www.radiosantafe.com/2015/05/18/procurador-cuestiona-ineficacia-del-gobierno-para-someter-a-la-justicia-a-responsables-de-la-mineria-ilegal-en-colombia/

    Aquí podría quedarme compartiendo pensamientos sobre las experiencias que he tenido, desde la reflexión en torno a la calidad de educación que recibe mi hija de segundo de primaria en una escuela pública, hasta la salud que recibimos de cuenta nuestra, para utilidad de tercerizadores, que pasa por las injusticias para el personal médico y la aplicación de un mal o demorado servicio para el contribuyente primario, podemos pasar por un sin número de situaciones cuestionables en nuestra nación, continente o planeta, pero la reflexión inicial y final, se centra en la realidad que habitamos en nosotros mismos, nuestra familia, nuestras amistades, nuestro territorio y nuestra nación, una Patria que les comparto desde aquel árbol de mangos en la periferia de la ciudad de le eterna primavera, cuyo tranvía y cables se construyen, para aumentar la descarga de unos 50.000 usuarios al sistema metro, la movilidad limpia pero congestionada, por eso cuestiones de congestión pueden ser muchas, pero más allá del microtráfico, la explotación de recursos naturales y la utilización de armas de fuego y de la lengua ahora, no considero otra realidad personal, familiar o global para confrontar y registrar en la memoria colectiva dentro del marco del Segundo Concurso Crónicas de la Periferia “Guerra y Paz en Nuestros Territorios”, un espacio sincrónico para transmitir un mensaje desde el presente, de y para los Hijos de esta Resistencia Contemporánea Urbano – Rural, a un Sistema ético, político y económico, interno, Continental y Mundial, en transición. 



    Nota al Pie (1) 
    Los actuales canales de comunicación, más allá de los televisivos, radiales y de prensa escrita, se inscriben en la virtualidad, para lo cual los celulares y los diferentes aparatos tecnológicos, han avanzado a un ritmo y nivel que exigen estar inmersos en círculos viciosos de consumo. Esta virtualidad no solo goza de las desventajas brindadas por las utilizaciones dadas bajo intereses privados y la impersonalidad que ello trae consigo; también es positivo el nivel de alcance, difusión y comunicación que se logra con el desarrollo digital, esta ha sido una herramienta de herramientas para diversas aplicaciones, es claro que la manipulación está también dada, solo que a un grado menos controlable como lo contrario en los medios de comunicación nacionales, que pertenecen a canales televisivos que obedecen a grupos empresariales afectados directa o indirectamente por la independencia de pensamiento que pueda tener un pueblo bien informado. Finalmente, encontramos una manipulación del sentimiento de patria por movimientos o corrientes políticas, cuyos intereses están muy bien definidos.